24 Agosto 2018 – Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús

Leer mas...

Flecha blanca
He venido a mostrar la Infinita Misericordia que tengo en Mi Corazón para los hombres.

Hijos, Yo no Soy un Dios distante. Yo no sólo observo de lejos el dolor que el corazón humano experimenta, Yo no estoy lejos de ustedes, hijos.

El sentido de Mi Misericordia es sufrir con los hombres. Yo sufrí también para estar más cerca de ustedes y Yo sufro ahora en el Cuerpo Místico de Mi Iglesia; sufro en cada alma que vive esclavizada en el pecado; sufro por las almas que se condenan eternamente; sufro en el enfermo, en el pobre, en el necesitado. Alma, también sufro en ti y sufro contigo, pero lo que causa dolor a Mi Sagrado Corazón es tu desconfianza.

Debes comprender que la desconfianza te encamina a la desobediencia y, en la desobediencia, te alejas de Mi Corazón.

Almas, los invito nuevamente, abran sus corazones al Amor que les tengo, no rechacen el Amor Infinito que, Yo, Jesucristo, tengo por ustedes.

Oren y ayunen clamando a Mi Espíritu que les revele el Inmenso Amor que tengo por los hombres.

He venido a éste lugar, tan amado por la Trinidad Santísima, a revelar al mundo y hacerles comprender el Amor tan Infinito que tengo por sus almas.

Amor que cada día se está ofreciendo en el Altar deteniendo la Justicia del Padre.

Recuerden, queridos hijos, que el castigo que ustedes merecían por sus pecados, Yo lo asumí y lo sufrí para redimirlos. Quiero de ustedes, Apóstoles de Mi Corazón, amor hacia Mí y amor hacia sus hermanos. El Amor se mide con amor y el Amor se paga y se retribuye con amor.

Por eso, les pido; amen a su Dios y amen a sus hermanos. Sólo el Amor de Dios, manifestado en Mi Sagrado Corazón Eucarístico, salvará a la humanidad.

Con Amor y Misericordia, Yo los bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.