25 Marzo 2019 – Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús

Leer mas...

Flecha blanca
La solemnidad de la Encarnación del Hijo de Dios en el Inmaculado Vientre de la Virgen Inmaculada, es también el día solemne de la Alianza de los Dos Corazones. Porque a través de Dios Espíritu Santo, mi Sagrado Corazón fue formado en el Seno Inmaculado de mi Mamá Reina y unido eternamente a su Corazón Doloroso e Inmaculado. 

El día solemne de la Encarnación es el día solemne de los Corazones Unidos de la Madre y del Hijo; unidos en Alianza Eterna e incomprensible, por la salvación de los hombres. 

Yo, el Redentor, el Verbo Eterno, me hice el Verbo Encarnado y mi Madre, Criatura elegida para ser la Madre del Verbo hecho Hombre, como la perfecta Colaboradora con el Redentor, se convierte, por mis Méritos y por mi Misión, la Corredentora. Mi Mamá Reina es Corredentora por causa de mi Redención. 

Todos los apóstoles de nuestros Sagrados Corazones deben considerar el día de la Encarnación como la solemnidad de la Alianza de los Dos Corazones; del Hijo Dios y de la Madre Virgen. Es el día de los Sagrados Corazones Unidos por el Espíritu Santo, por el Fiat de Dios y el Fiat de la Virgen Inmaculada. Un solo Fiat que unió a Dios a la criatura. 

María, mi Madre por su Fiat, acercó a la humanidad a su Dios; mi Madre por su Fiat, me acercó a Mí, Dios Hijo, a los hombres. 

Todo este gran misterio ha sido el Divino Querer de mi Padre Dios. 

Yo, el Verbo Encarnado, doy al mundo entero la Bendición de la Alianza de los Dos Corazones; en el Nombre del Padre, y del Hijo, y Espíritu Santo. Amén.