5 Junio 2014 – Llamado de Amor y Conversión del Agonizante y Sagrado Corazón de Jesús

Leer mas...

Flecha blanca
Revelación del Escapulario, del Triunfo y de los Últimos Tiempos.
Hijo Mío, hoy Yo vengo a consagrar tu alma, a que tú Mi soldado seas todo Mío. Hoy te consagro como apóstol de la Luz, del Amor, y te escojo como heraldo de Mi Segunda Venida, porque he aquí que Yo vengo. 

Manuel dice: Veo como Jesús me impone el Escapulario, que en su parte delantera tiene una Cruz Blanca y los cinco puntos en la parte de las Heridas. En la parte de atrás del Escapulario, que va sobre la espalda, está el Doloroso e Inmaculado Corazón de María rodeado con tres rosas, blanca, roja y amarilla, y una daga atravesando el Corazón. En la punta de la daga una gotita de Sangre. El Escapulario era grande de color café. 

Jesús prosigue el mensaje y dice: Por eso mi apóstol vengo nuevamente a consagrarte. Te doy Mis dos Rayos Misericordiosos que llenen tu ser. Hijo Mío, el camino es duro, pero conmigo se vuelve transitable. ¡Ya es hora que el mundo vuelva a mi Sagrado Corazón! Te consagro, por eso, con este Escapulario. No es nuevo. Ya estaba presente en el misterio de Mi vida. Con este Escapulario al ponerlo sobre ti también pongo Mi vida sobre ti. Desde hoy serás Mi pregonero.

Yo pronto vendré a reinar en cada corazón. Hijo, cada conciencia será tocada y cada ser volverá a la justicia y al orden con que ha sido creado. 

Hoy llamo a todos Mis discípulos a usar este Escapulario que pregona Mi Segunda Venida. Mi Cruz simboliza Mi sacrificio y las Heridas son las que se abren para alcanzar Misericordia para el mundo. La Cruz Blanca simboliza a Mí que soy el Blanquísimo Cordero que está en el Trono. Y también está Mi Madre, Mi seguidora por excelencia. Ella está también en Mi Gloria, así como sufrió la ignominia de la Cruz que sufrí por Amor. Hijo, ya es hora de decirle al mundo que Estoy cerca.

Hoy te bendigo y te consagro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Ave María Purísima sin Pecado Concebida.