Qué hacemos

Nuestra Principal Misión

Este Apostolado es un instrumento para unir a toda la Iglesia; es una fuerza de ayuda para la Iglesia en el mundo, para que como su brazo derecho encuentre en este Apostolado la ayuda necesaria para la evangelización en todo el mundo.

Como apóstoles de Jesucristo e hijos de María, queremos y debemos ser cristianos valientes y decididos, sin miedo de dar testimonio del Amor de Dios en el mundo.  A través de esta obra, la Iglesia, que pasa por crisis morales y espirituales, se valdrá para reunir nuevamente a todos los hijos de la Iglesia en un solo rebaño, por eso este apostolado es un llamado a la unidad a todos los hijos de la Mujer Vestida del Sol (Ap.12:1), luchando y conquistando el mundo y los corazones de los hombres para Dios.

Actividades del Apostolado de los Sagrados Corazones

Cenáculo de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

¿Qué es un Cenáculo?

Es el lugar de Jerusalén donde Jesús cenó con los Apóstoles antes de morir en la Cruz. Es también el lugar donde se reunían los Apóstoles después de la Resurrección de Jesús y donde se encontraban durante Pentecostés.

En estos Cenáculos de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, se reúne la familia y/o amigos para hacer oración de reparación y de intercesión, para su catequesis y evangelización, preparándose para la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo y su Reinado de Paz.

A imitación de los Santos Apóstoles y Discípulos, que se reunieron con María en el Cenáculo de Jerusalén, nos unimos mediante el Cenáculo: Para orar con María y unirnos a su Intercesión.

Por medio de los Cenáculos de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, luchamos por alcanzar el Objetivo principal de todo Guerrero del Ejército Mariano:

SALVAR ALMAS Y EXTENDER EL REINADO EUCARÍSTICO DE LOS DOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA, CON NUESTRO PADRE Y SEÑOR SAN JOSÉ CUSTODIO DE LOS DOS SAGRADOS CORAZONES.

Misiones del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos

Cada misión debe estar dirigida a la adoración de Jesús Hostia y Consagración al Corazón Doloroso e Inmaculado de María a través de la oración de la Consagración Total de San Luis de Montfort.

Parroquias/Diócesis

  • Consagrar las parroquias y Diócesis a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Animar en las parroquias la Adoración Eucarística, la asistencia a la Santa Misa y propagar la devoción de Consagración Total al Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
  • Dirigir formación para las parroquias donde se solicite, encuentros de oración y formación.
  • Apoyar a los sacerdotes en las misiones que ellos demanden de la ayuda del Apostolado.
  • Apoyar toda misión apostólica y misionera coordinados por el párroco y/o obispo diocesano.
  • Ayudar en la preparación del altar y del templo, ayudar en las responsabilidades de servicio en la iglesia.

Familias

  • Visitar y evangelizar a las familias.
  • Consagrar los hogares y las familias a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Promover los Cenáculos de Oración en familia.
  • Promover las vocaciones sacerdotales y religiosas.
  • Entronizar en los hogares, talleres, trabajos etc., los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Aceptar, si así es, a todas las familias que desean participar de los Cenáculos de Oración del Apostolado.
  • Visitar las familias pobres, distribuyéndoles alimentos, ropa, medicinas, enseñar sobre todo la fe.

Enfermos

  • Visitar las casas de los enfermos.
  • Facilitar a los que se encuentren impedidos por alguna circunstancia el acercamiento a los Sagrados Sacramentos.
  • Acompañar a los enfermos.
  • Llevar el Ícono de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María a sus casas, a los hospitales, donde se encuentre algún enfermo o anciano abandonado.

Niños

  • Consagrar a los niños a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Realizar Cenáculos de Oración con los niños, acercándolos a la Adoración Eucarística y al rezo del Santo Rosario.
  • Motivar a los niños a las prácticas de los Diez Mandamientos y de las Obras de Misericordia corporales y espirituales.
  • Enseñar a los niños a meditar en la Palabra de Dios.
  • Realizar actividades de fraternidad con los niños, enseñarles la vida de los santos, llevar misiones a los colegios, escuelas, hospitales, refugios, albergues, llevando la ayuda necesaria para ellos.

Juventud

  • Consagrar a la juventud a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Asistir los jóvenes a la Santa Misa, a la Confesión, a la Adoración Eucarística, a la lectura de la Palabra de Dios.
  • Realizar Cenáculos de Oración con los jóvenes promoviendo la Consagración Total al Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
  • Inculcar a los jóvenes la enseñanza de las virtudes, y un amor ardiente a Jesús y a María.

Retiros Eucarístico-Marianos

Los retiros Eucarístico-Marianos a modo de Cenáculo de Oración deben ser una acción de amor importante para rescatar almas para Jesús con María. En estos retiros deben tocarse temas profundamente espirituales. En cada retiro espiritual se hará énfasis en la formación de apóstoles. Estos retiros pueden hacerse en un solo día, tocando los temas verdaderamente importantes. Para ello escogerán un día, con horas y fechas muy bien establecidas.

Los retiros deben centrarse en dos puntos muy vitales: la Adoración Eucarística incluyendo el sacrificio de la Santa Misa, y el Cenáculo de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.