Corona de Oro al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús

CORONA DE ORO AL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

28 de agosto de 2022 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO

Corona de Oro al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús

Querido hijo mío, mi pequeña victima, todas las Devociones del Apostolado que te hemos ido revelando son un Cofre Espiritual para sacar de este Tesoro Divino infinitas gracias para la Santidad de vida y la Vida Eterna.

  • La Corona de Oro al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús es un ramillete de gracias, porque con esta Corona reparan por la herida del Sagrado Costado y la herida que la misma Lanzada abrió en el Divino Corazón.
  • Y esa herida y ese dolor fue ofrecido por Dios Hijo para reparar la indiferencia de la criatura para con el Amor de su Dios.
  • Prometo a quien ore esta Corona de oro al Divino Corazón, arrepentimiento verdadero, profundo dolor de pecado y gracias para una vida santa y una pascua bienaventurada al Cielo.

La rezarás y meditarás así:

CORONA DE ORO AL
SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

¡Ave María Purísima, sin pecado original concebida!

Por la señal de la Santa Cruz

de nuestros enemigos

líbranos, Señor, Dios nuestro.

† En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Abre Señor mis labios y mi boca proclamará tus alabanzas.

Ven ¡Oh, Dios! en mi ayuda. Señor, date prisa en socorrerme.

Oración de Invocación al Espíritu Santo (dictada el 28 de octubre de 2014)

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu amadísima Esposa.

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu amadísima Esposa. 

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu amadísima Esposa. 

Oración

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor.    

V/. Envía tu Espíritu y todo será creado. R/. Y renovarás la faz de la tierra. 

Oración

¡Oh, Dios! que iluminaste los corazones de tus hijos con la Luz del Espíritu Santo, haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Oración al Divino Espíritu Santo (dictada el 15 de agosto de 2014)

Divino Esposo de María Santísima, mi Dios y Señor Espíritu Santo, enciende en cada alma el Fuego de un Nuevo Pentecostés, para que nos consagres como apóstoles del Corazón Doloroso e Inmaculado de María y apóstoles de los Últimos Tiempos, protege con tu sombra a la Iglesia católica, salva a las almas del mundo y realiza el reino Inflamado de amor de los Corazones Unidos de Jesús y María. Amén.

Acto de Contrición

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Tú quién eres y porque te amo sobre todas las cosas, me arrepiento de todo corazón de todo lo malo que he hecho y de todo lo bueno que he dejado de hacer, porque pecando te he ofendido a Ti, que eres el Sumo Bien y digno de ser amado sobre todas las cosas.

Ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados. Propongo firmemente, con la ayuda de tu gracia, hacer penitencia, no volver a pecar y huir de las ocasiones de pecado. Señor, por los méritos de tu Pasión y Muerte, con los cuales Tú expiaste por mis pecados, ofreciendo un dolor tan grande e intenso que te hizo sudar Sangre, apiádate de mí. Madre mía del Cielo, alcánzame de Jesús este suspirado perdón. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén. 

1 Padre Nuestro 

1 Ave María de los Últimos Tiempos

1 Gloria 

Ofrecimiento:

¡Dulcísimo Jesús mío! sea la Llaga de tu Sacratísimo Corazón, mi refugio, mi fuerza y protección contra tu justa ira contra el pecado –y en especial contra el pecado mortal–, contra los engaños de la carne, del mundo y del demonio, y defensa contra mi amor propio, contra todos los males del cuerpo y del alma. Amén.

Primera Flecha de Oro

Por las almas que no conocen el Amor del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús.

En la cuenta grande:

En Divina Voluntad,  que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón Eucarístico de Nuestro Señor Jesucristo en el Santisimo Sacramento del Altar. Amén.

Diez veces:

Jesús mío, por la Santa Llaga de tu Sagrado Corazón Eucarístico, extiende el Reinado de tu Amor Divino en todo el mundo. Amén.

Jaculatoria:

Dios Padre Tierno y Misericordioso, te ofrezco al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, por medio del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, como sacrificio de amor y reparación. Amén.

Segunda Flecha de Oro

Por las almas indiferentes al Amor del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús.

En la cuenta grande:

En Divina Voluntad, que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón Eucarístico de Nuestro Señor Jesucristo en el Santisimo Sacramento del Altar. Amén.

Diez veces:

Jesús mío, por la Santa Llaga de tu Sagrado Corazón Eucarístico, extiende el Reinado de tu Amor Divino en todo el mundo. Amén.

Jaculatoria:

Dios Padre Tierno y Misericordioso, te ofrezco al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, por medio del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, como sacrificio de amor y reparación. Amén.

Tercera Flecha de Oro

Por las almas que más dolor causan al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, que, conociéndole, comulgando su Divino Cuerpo y su Preciosa Sangre, escuchando su Palabra, permanecen en la dureza del corazón. Amén.

En la cuenta grande:

En Divina Voluntad,  que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón Eucarístico de Nuestro Señor Jesucristo en el Santisimo Sacramento del Altar. Amén.

Diez veces:

Jesús mío, por la Santa Llaga de tu Sagrado Corazón Eucarístico, extiende el Reinado de tu Amor Divino en todo el mundo. Amén.

Jaculatoria:

Dios Padre Tierno y Misericordioso, te ofrezco al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, por medio del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, como sacrificio de amor y reparación. Amén.

Tres veces:

En Divina Voluntad,  que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón Eucarístico de Nuestro Señor Jesucristo en el Santisimo Sacramento del Altar. Amén.

Oración al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús en Reparación de las blasfemias

En unión con toda la Iglesia, por medio del Corazón Doloroso e Inmaculado de María y del Casto y Amante Corazón de San José, ardientes de amor; y en nombre de todos los hombres:

Te saludo, te adoro y te amo ¡Oh, Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús! lleno de dulzura y humildad, de gracia y de verdad. La misericordia y la justicia eres Tú mismo; el amor es tu substancia. Eres Cristo, Hijo único del Dios vivo, y el fruto bendito de las entrañas de la gloriosa Virgen María, que por medio de su Fiat Corredentor, nos vino la Redención. 

¡Oh, Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús! que diste tu vida por tu rebaño. Por todas tus Sacratísimas Llagas, por tu Sangre Preciosa, por tus Lágrimas Divinas y tus amados sudores y fatigas, por todos los suspiros, los gemidos, los dolores, el amor, los méritos de tus treinta y tres años de tu Vida Divina –encerrados en el santuario inefable de tu Sagrado Corazón Eucarístico– ten misericordia de nosotros, los pobres pecadores, convierte a todos los ateos, blasfemos y profanadores del Santo Sacrificio de la Eucaristía, asiste al Santo Padre, santifica a los Sacerdotes y Religiosos, concédenos matrimonios y familias cristianas, y haznos parte de tus méritos divinos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.