Devoción de los Siete Dolores de la Virgen María

Conmemoración Mensual de la Primera Aparición del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

Para cada 15 del Mes

Corona de los Siete Dolores
del Corazón de MARÍA

¡Ave María Purísima, sin pecado original concebida!

Por la señal de la Santa Cruz

de nuestros enemigos

líbranos, Señor, Dios nuestro.

† En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Abre Señor mis labios y mi boca proclamará tus alabanzas.

Ven ¡Oh, Dios! en mi ayuda. Señor, date prisa en socorrerme.

Oración de Invocación al Espíritu Santo (dictada el 28 de octubre de 2014)

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu amadísima Esposa.

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu amadísima Esposa. 

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu amadísima Esposa. 

Oración

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor.    

V/. Envía tu Espíritu y todo será creado. R/. Y renovarás la faz de la tierra. 

Oración

¡Oh, Dios! que iluminaste los corazones de tus hijos con la Luz del Espíritu Santo, haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Oración al Divino Espíritu Santo (dictada el 15 de agosto de 2014)

Divino Esposo de María Santísima, mi Dios y Señor Espíritu Santo, enciende en cada alma el Fuego de un Nuevo Pentecostés, para que nos consagres como apóstoles del Corazón Doloroso e Inmaculado de María y apóstoles de los Últimos Tiempos, protege con tu sombra a la Iglesia católica, salva a las almas del mundo y realiza el reino Inflamado de amor de los Corazones Unidos de Jesús y María. Amén.

Acto de Contrición

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Tú quién eres y porque te amo sobre todas las cosas, me arrepiento de todo corazón de todo lo malo que he hecho y de todo lo bueno que he dejado de hacer, porque pecando te he ofendido a Ti, que eres el Sumo Bien y digno de ser amado sobre todas las cosas.

Ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados. Propongo firmemente, con la ayuda de tu gracia, hacer penitencia, no volver a pecar y huir de las ocasiones de pecado. Señor, por los méritos de tu Pasión y Muerte, con los cuales Tú expiaste por mis pecados, ofreciendo un dolor tan grande e intenso que te hizo sudar Sangre, apiádate de mí. 

Madre mía del Cielo, alcánzame de Jesús este suspirado perdón. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén. 

Oración de ofrecimiento

Dios Padre Tierno y Misericordioso, te ofrezco esta Santa Corona de los Dolores principales que, traspasaron al Corazón de María, nuestra Madre, para mayor Gloria tuya, y para venerar el Corazón Doloroso e Inmaculado de María, Corredentora de nuestras almas.

Fundido en tu Divino Querer, meditamos con su Doloroso e Inmaculado Corazón, sus Dolores Maternos y deseamos alcanzar el perdón de las culpas y una verdadera disposición para obtener las gracias de esta corona. 

Por los Méritos de los Dolores Corredentores de Nuestra Señora, concédenos vivir la Santidad Divina y anunciar el Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús. Amén. 

Por las Intenciones de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, oramos:  

1 Padre Nuestro

1 Ave María de los Últimos Tiempos

1 Gloria

PRIMER DOLOR:

LA PROFECÍA DE SIMEÓN

“Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: Mira, éste ha sido puesto como signo de contradicción para que se descubran los pensamientos de muchos corazones”. (Lc. 2, 34 – 35).

Meditación

Soy Dolorosa por todos mis hijos, soy Inmaculada por la Santísima Trinidad.

(27 de octubre de 2018 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA)

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

SEGUNDO DOLOR:

LA HUIDA A EGIPTO

“El ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y estate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”. (Mt 2, 13).

Meditación

Sean fieles a pesar de los muchos Herodes que quieren malograr la presencia de Dios en los corazones de los humildes.

(3 de agosto de 2016 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CASTO Y AMANTE CORAZÓN DE SAN JOSÉ)

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

TERCER DOLOR:

LA PÉRDIDA DEL NIÑO JESÚS

“Le estuvieron buscando entre los parientes y conocidos, y al no hallarle, volvieron a Jerusalén en su busca”. (Lc 2, 44 – 45).

Al cabo de tres días lo hallaron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas (Lc 2, 46).

Meditación

Queridos hijos, preocúpense, también ustedes, por las cosas del Padre Celestial, lean la Palabra de Dios y a través de la oración y el ayuno, fortalezcan su relación con Dios.

(16 de agosto de 2016 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA)

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

CUARTO DOLOR:

EL ENCUENTRO CON JESÚS CAMINO DEL CALVARIO

 “Y Él, cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota”. (Jn 19: 17).

Meditación

¡Recorran conmigo el camino de la Cruz! Los del mundo insultan, ofenden y los míos van conmigo a mi lado, ayudándome con la Cruz.

(17 de marzo de 2017 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS) 

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

QUINTO DOLOR:

JESÚS MUERE EN LA CRUZ

 “Una vez que le crucificaron, se repartieron sus vestidos, echando a suertes (Mt 27, 35). Pero Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, exhaló el espíritu”. (Mt 27, 50).

Meditación

Hijos míos, abran sus corazones a la Cruz, amen la Cruz. La Cruz es señal de victoria y de redención, pero hay que morir en ella para resucitar.

(15 de febrero de 2016 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN

DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA)

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

SEXTO DOLOR:

JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ

 “Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que se había hecho también discípulo de Jesús. Se presentó a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato dio orden de que se le entregase”. (Mt 27, 57 – 58).

Meditación

Soy la Corredentora porque las heridas de mi hijo, las lleva la Madre, llevo sus Llagas en mi Alma y en mi Corazón.

(16 de agosto de 2014 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA)

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

SÉPTIMO DOLOR:

JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO

 “José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo puso en su sepulcro nuevo que había hecho excavar en la roca; luego, hizo rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro y se fue”. (Mt 27, 59 – 60).

Meditación

Si no hubiera sido por las peticiones de estos hijos piadosos, Yo me hubiera quedado afuera en el Sepulcro adorando en el Señor.

(31 de marzo de 2018 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA)

Padre Nuestro

Siete Ave María de los Últimos Tiempos:

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Jaculatorias

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Nuestra Madre en la Divina Voluntad; y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Casto y Amante Corazón de San José, Custodio de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, y Protector de la Iglesia, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti. Amén.

Tres veces:

Que tus Lágrimas de Sangre ¡Oh, Madre Dolorosa! destruyan el reino del infierno.

Por tu Divina Mansedumbre ¡Oh, encadenado Jesús! guarda al mundo de los horrores amenazantes. Amén  

LETANÍAS AL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA

Señor, ten piedad… R. se repite

Cristo, ten piedad…

Señor, ten piedad…

Cristo, óyenos. R.

Cristo, escúchanos. R.

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, R. ruega por nosotros

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, lleno de gracia,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, vaso del amor más puro,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, consagrado íntegro a Dios,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, preservado de todo pecado,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, morada de la Santísima Trinidad,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, delicia del Padre en la Creación,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, instrumento del Hijo en la Redención,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, la esposa del Espíritu Santo,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, abismo y prodigio de humildad,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, medianero de todas las gracias,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, latiendo al unísono con el Corazón de Jesús,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, gozando siempre de la visión beatífica,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, holocausto del Amor Divino,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, abogado ante la Justicia Divina,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, traspasado de una espada,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, coronado de espinas por nuestros pecados,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, agonizando en la Pasión de tu Hijo,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, exultando en la

Resurrección de tu Hijo,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, triunfando eternamente con Jesús,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, fortaleza de los cristianos,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, refugio de los perseguidos,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, esperanza de los pecadores,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, consuelo de los moribundos,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, alivio de los que sufren,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, lazo de unión con Cristo,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, camino seguro al Cielo, Corazón Doloroso e Inmaculado de María, prenda de paz y santidad,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, vencedora de las herejías,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, de la Reina de Cielos y Tierra,

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, de la Madre de Dios y de

la Iglesia,

Corazón Doloroso Inmaculado de María, que por fin triunfarás, 

Corazón Doloroso e Inmaculado de María, la Mujer Vestida del Sol,

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, perdónanos Señor 

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, escúchanos Señor

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros.

V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.

R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oremos

Dios Padre Tierno y Misericordioso, Tú, que has preparado en el Corazón Doloroso e Inmaculado de María, una digna morada de tu Hijo Jesucristo, concédenos la gracia de vivir siempre conformes a sus enseñanzas y de cumplir su Divina Voluntad. Por Cristo tu Hijo, Nuestro Señor. Amén

Oración al Corazón Doloroso e Inmaculado de María

Doloroso e Inmaculado Corazón de María, habitación pura y santa, cobijad mi alma con vuestra maternal protección. Por este medio, permaneceré fiel a la voz de Jesús y mi alma podrá corresponder a su amor, y obedecer su Divina Voluntad.

¡Oh, Madre mía! mi deseo es mantener ante mi vista, sin cesar, vuestra participación de Corredentora. Con este recuerdo viviré íntimamente unido a vuestro Corazón Doloroso e Inmaculado, que siempre permanece totalmente unido al Sagrado Corazón Eucarístico de vuestro Divino Hijo. 

Por los méritos de vuestras virtudes y angustias, clavadme a este Divino Corazón, protegedme ahora y siempre. Amén.

† En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.