Close

EL REINADO EUCARÍSTICO Y LA CORREDENCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN LOS LLAMADOS DE AMOR Y CONVERSIÓN

16 diciembre 2018 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO

Dios Padre está presente, lleno de Luz blanca y con un Vestido blanco.

En el Escudo del Apostolado que he revelado a mi pequeño instrumento, está contenida toda la Unión de la Trinidad, teniendo a María como Mediadora y Corredentora, enseñando con su Doloroso e Inmaculado Corazón a la humanidad a decir Fiat. Este Escudo de mi Apostolado, es el sello de la Trinidad Sacrosanta mostrando al mundo el caudal de Gracias de los Sagrados Corazones Unidos, la Obra de la Cruz y el Reinado del Espíritu Santo. Todo esto nace de mi Corazón de Padre.

13 octubre 2019 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO

Contemplen, que les estoy mostrando el CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA COMO LA CORREDENTORA DEL MUNDO.

Ella es la perfecta cooperadora del Redentor, mi Hijo Jesucristo. Y, María Corredentora, como Abogada y Mediadora y Madre de la Iglesia, está intercediendo para que en el mundo se instaure el gran Reinado Eucarístico. Hijos, mis apóstoles de los Últimos Tiempos, ustedes vivan, como primicia, este gran Reinado Eucarístico, centrando sus vidas en el gran misterio de Jesús Hostia.

Meditación

– Punto mostrado por Dios Padre en este Llamado de Amor, es sobre el Reino Eucarístico, que busca llevar a la humanidad al encuentro de esta Divina Voluntad. Dijo Dios Padre: “Contemplen, que les estoy mostrando el CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA COMO LA CORREDENTORA DEL MUNDO.

Ella es la perfecta cooperadora del Redentor, mi Hijo Jesucristo. Y, María Corredentora, como Abogada y Mediadora y Madre de la Iglesia, está intercediendo para que en el mundo se instaure el gran Reinado Eucarístico”.

– En la página 199 del Tratado de la Verdadera Devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y María de este Apostolado, encontramos aclaraciones sobre el Reino Eucarístico, que nos ayudarán a entender de que se trata:

“La Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos representa el Reinado Eucarístico del Sagrado Cordero de Dios, el Sagrado Corazón de Jesús que reinará desde la Cruz, pero con María. Es el advenimiento del Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón desde la sombra del Triunfo del Corazón Doloroso e Inmaculado de María. Al pie de la Cruz Gloriosa está escrita la palabra “Fiat”, que representa ese Reino Glorioso donde viviremos; ese ¡hágase! donde haremos todo lo que nos manda Jesús en el Evangelio, desde el Padre y desde la Cruz brotan rayos de Luz para el mundo. Es esa Gracia Misericordiosa que brota sobre todas las naciones, sobre todos los lugares, sobre todas las personas que escuchan el Evangelio, orando y preparándose para ese Nuevo Pentecostés que derramará el Señor sobre todo espíritu.”

– En la pág. 18 del Tratado: “Por eso debemos orar, comprometernos en extender el Reinado Eucarístico de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, y cumplir sus intenciones colaborando con nuestros sacrificios y oraciones, que es el objetivo de nuestro apostolado; nos reunimos como un solo ejército eucarístico y mariano, una sola iglesia y un solo rebaño de Jesús Maestro.”

– En la pág. 25 del mismo Tratado: “El único objetivo de toda alma consagrada a este Apostolado ha de ser “extender el Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesucristo Rey del Universo a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María”, buscando así la salvación de toda la humanidad, a través de la consagración a los Corazones Unidos de Jesús, María y San José, inician-do desde la familia para proteger, también, las futuras vocaciones que el Señor suscite dentro de las mismas.”

– Y en las páginas 138-139 de ese Tratado, que trata del ARTÍCULO III – REINADO EUCARÍSTICO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, se dice:

“Las almas fieles, los sacerdotes, la Iglesia Remanente, después de su purificación y al entrar en la Era Gloriosa de María y el Espíritu Santo, a través de sus holocaustos al Amor Divino, y de la consagración a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, recibirán el Triunfo del Cordero y su Reino Eucarístico y prolongarán el Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús.

Este Reino exige cambios decididos en la vida de estas almas selladas, suscitando una sed insaciable de Dios, de santidad, de lo infinito.

Este Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón traerá la renovación de todo, todo nuevo y santo. En este Reinado se amará a Jesucristo y las almas serán transformadas revistiéndose de la Santa Eucaristía, que en la Santa Cruz tiene su Custodia y en María su Tabernáculo. En este Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús se vivirá con radicalidad el Santo Evangelio, todos serán levantados para adorar al Cordero Eucarístico y amarle junto a su Arca de la Alianza, María.

El Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús suscitará una fidelidad perfecta en el Amor-Fiat a los principios evangélicos de la Santa Iglesia, los sacerdotes y las almas consagradas concentrarán sus vidas y acciones en torno al Santísimo Sacramento del Altar y el Santo Padre será obedecido. Las almas fieles serán revestidas de blancura eucarística, serán hostias vi-vas en holocaustos eternos de amor, así vendrá la verdadera paz y alegría en los corazones de las almas ungidas con el Sello de la Santísima Trinidad que es la Insignia del Apostolado, reunidas como un solo pueblo, un Nuevo Israel, eucarístico, mariano, apostólico y petrino.”

Meditación

– En el Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, de 7 de octubre de 2019, nuestra Divina Madre dijo:

“Queridos hijos: al entregarles el Ave María de los Últimos Tiempos, el Cielo no está cambiando la Palabra de Dios y la tradición, si no que, a la oración tradicional se le aumenta una súplica ardiente, pidiendo la eficacia de mi Corredención y la venida del Espíritu Santo, que es el Fuego de Amor Vivo sobre la humanidad.

– En la Consagración a Dios Padre Tierno y Misericordioso, entregada por el mismo Dios Padre, Él enseñó:

“Dios Padre Tierno y Misericordioso, Tú quieres que todos tus hijos regresen a ti. Transforma con tu Divino Espíritu y con el Corazón de la Mamá Celestial, nuestros corazones. Así como el fuego solidifica el barro, así tu Divino Fuego de Amor, a través del Espíritu Santo, venga solidificar nuestra fe.” Y en la

– Oración al Espíritu Santo, que también fue revelada a este Apostolado, se dice:

“Divino Espíritu Santo, Esposo de María, mi Dios y Señor, enciende en cada alma el fuego de un Nuevo Pentecostés, para que nos consagremos, como apóstoles del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, y apóstoles de los Últimos Tiempos. Protege con tu sombra, la Iglesia. Salva las almas del mundo, y realiza el Reino inflamado de Amor de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.”

Por eso, pidamos con la Santísima Virgen María, nuestra Divina Madre, “la eficacia de su Corredención, y la venida del Espíritu Santo, que es el Fuego de Amor vivo, sobre la humanidad”. Pues, estamos viviendo Tiempos de Misericordia, según Dios Padre nos dijo en este Llamado de Amor. Amén.

Meditación

Quinto Dogma Mariano, para la protección del mundo, de toda calamidad.

Hasta el presente momento, la Iglesia de Jesucristo ha reconocido los siguientes dogmas de la Santísima Virgen María:

1. Dogma – Que María es la Madre de Dios, declarada en el Concilio de Éfeso en el año de 431;

2. Dogma – Que María es Virgen Perpetua, declarada por el Concilio de Letrán en el año de 649;

3. Dogma – Que María fue concebida sin pecado original, o su “Inmaculada Concepción”, por la Bula del Santo Padre Papa Pío IX, en el año de 1854;

4. Dogma – Que María fue asunta en cuerpo y alma al cielo, o su «Asunción», por el Santo Padre Papa Pío XII, en el año de 1950. Entonces, los títulos de Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada, son realmente sus funciones espirituales para la raza humana, y cuando la máxima autoridad humana en el mundo proclame libremente estos títulos marianos, Ella, en cierto sentido, estará «libre» o liberará a María, para traer estas funciones maternales de gracia para al mundo, en su mayor capacidad posibles.

La proclamación del Dogma de María Corredentora, Mediadora y Abogada por el Santo Padre el Papa, permitirá a la Madre de Jesús, bañar al mundo con una efusión de gracia histórica, redención y paz, en forma de un nuevo y dinámico acontecimiento, que apariciones marianas, cómo Fátima, se refieren como el «Triunfo del Corazón Inmaculado de María».

Por eso, la Santísima Virgen dice en este Llamado de Amor:

25 julio 2014 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ETERNO PADRE YAHVÉ

“Querido hijo, te he hablado del quinto dogma mariano. Protegerá al mundo de toda calamidad. Por eso hoy te entrego una nueva gracia desde el Cielo. Hijo, mi cooperador, te entrego el Ave María clamando por la gracia de la Corredención.
Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está Contigo. Bendita Tu eres, entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Corredentora de las almas, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
La jaculatoria es:

María, Corredentora de las almas y de la Iglesia, ruega por nosotros.”

De esta manera, entendamos la necesidad de este Quinto Dogma, y reconozcamos nuestro deber de hijos, de suplicar a la Santísima Trinidad, que se cumpla, en Divina Voluntad, esta petición de la Santísima Virgen María, a través del anuncio por parte del Santo Padre el papa, de este Dogma Mariano. Ave María Purísima, sin pecado concebida.