Close

Fechas Importante – Septiembre

LA CRUZ GLORIOSA DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y DE MARÍA

Emblema Apostolado (Miniatura 500px)
La Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos representa el Reinado Eucarístico del Sagrado Cordero de Dios, el Sagrado Corazón de Jesús, que reinará desde la Cruz, pero con María.

Es el advenimiento del Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón desde la sombra del Triunfo del Corazón Doloroso e Inmaculado de María. Al pie de la Cruz gloriosa está escrita la palabra “Fiat”, que representa ese Reino Glorioso donde viviremos, ese hágase, donde haremos todo lo que nos manda Jesús en el Evangelio.

Desde el Padre y desde la Cruz brotan rayos de luz para el mundo. Es esa Gracia Misericordiosa que brota sobre todas las naciones, sobre todos los lugares, sobre todas las personas que escuchan el Evangelio, orando y preparándose para ese Nuevo Pentecostés que derramará el Señor sobre todo espíritu.

Febrero 1 del 2019 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Mi Apostolado también es una obra de la Cruz. La Cruz será el Altar perpetuo de mi Corazón Eucarístico, en la cual me ofrecí, me ofrezco, y eternamente me ofreceré a mi Padre por ustedes. La Cruz es el Altar de mi Corazón y mi Madre está al pie de este Altar adorando, consolidando y preparando, sin cesar, por la humanidad.

Es también por esto que he revelado, a través de mi Apostolado a todo el mundo, la Cruz Gloriosa de Nuestros Sagrados Corazones Unidos.

Cruz que es el Altar de la Sagrada Eucaristía y Trono de los Sagrados Corazones de la Madre y del Hijo. Cruz que ahuyenta a Satanás. Cruz que bendice el lugar donde se exponga. Cruz que protegerá ciudades de desastres naturales y de la ira del Padre.

En esta Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos he concentrado todas las espiritualidades de la Cruz.

¡Que la Cruz Gloriosa de Nuestros Sagrados Corazones sea amada y sembrada en el mundo entero!

Y con esta Cruz que es mi Altar y mi Trono los bendigo. Con esta Cruz, que mi Padre ha pedido que se entronizara en el Jardín de María.

† En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Abril 23 del 2019 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE SANTA TERESA DE JESÚS

La Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos es señal de Jesús Resucitado. La Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos recuerda y alaba el misterio de la Resurrección de nuestro Señor.

La Cruz glorificada con el Santísimo Cuerpo Eucarístico en el centro, representa al Cordero de Dios, que está glorificado y que se muestra al mundo con las señales del sacrificio, es decir: su Corazón traspasado, mostrando el sufrimiento que atravesó para salvar a la humanidad del pecado.

Unido a su Corazón Eucarístico está el Corazón de la Reina Celestial. Corazón que es la puerta a través de la cual las almas se encuentran con Jesús y, Corazón a través del cual Jesús vendrá a reinar.

La Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos glorifica la dolorosa Pasión de Jesús, pregona el misterio de María Corredentora y anuncia el Nuevo Reino Eucarístico que está por venir.

Orando la Corona de la Perfección de los Sagrados Corazones Unidos comprenderán y vivirán ese misterio de la Cruz Glorificada.

Yo, Teresa de Jesús, intercedo por cada uno de ustedes.

† En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración Diaria a la Cruz Gloriosa de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

Jesús de Nazaret, Triunfo de la muerte, tu Reino es eterno,
vienes a vencer al mundo y al tiempo.
Piedad, Dios mío, por aquellos que te blasfeman, perdónales,
ellos no saben lo que hacen.
Piedad, Dios Mío, por el escándalo del mundo,
líbranos del espíritu de satanás.
Piedad, Dios mío, por aquellos que huyen de Ti,
dales el gusto por la Santa Eucaristía.
Piedad, Dios mío, por aquellos que vengan a arrepentirse al pie de la Cruz Gloriosa de
los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, que hallen al pie de la
Cruz, paz y alegría, pronunciando el Fiat de la Santa Mamá, a Dios nuestro Salvador.
Piedad, Dios mío, para que venga tu Reino Eucarístico, a
través del Triunfo del Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
Jesús Salvador, sálvalos, están a tiempo todavía.
“Porque el tiempo esta próximo, y he aquí que Yo vengo”
Ven, Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, con el Doloroso e Inmaculado Corazón
de María, nuestra Madre. Amén.

Orar 1 Padre Nuestro
10 Ave María de los Últimos Tiempos

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor está Contigo. Bendita Tú eres, entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora de las almas. Ruega por nosotros pecadores, y derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor, de tu Doloroso e Inmaculado Corazón sobre toda la humanidad, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

1 Gloria

Jaculatoria:

Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, derrama sobre el mundo entero, los tesoros de tu divina e infinita misericordia. Amén.

Comunión espiritual del Apostolado

Creo, Jesús mío, que estás verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven en Divina Voluntad, espiritualmente a mi corazón. Y como ya te recibí, te abrazo y me uno todo a Ti, Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti.

Jesús mío, te abrazo y te estrecho fuerte en mi corazón, Tú abrázame y quédate en mí y yo en Ti. Mamá y Reina mía, da gracias a Jesús, y ofrécele por mí, los actos que Tú hiciste al recibirlo. Amén.

Orar tres veces:

Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús
Doloroso e Inmaculado Corazón de María
Casto y Amante Corazón de San José
Triunfen y Reinen. Amén.

Los Dolores Corredentores de María

La Celebración de Nuestra Señora de los Dolores es el 15 de septiembre, al día siguiente de la Exaltación de la Santa Cruz.

Al pie de la Cruz, donde una espada de dolor atravesó el corazón de María, Jesús nos entregó a su Madre como Madre nuestra, poco antes de morir.

En respuesta a esta demostración suprema de su amor por nosotros, digamos cada día de nuestras vidas:

«Sí, Ella es mi Madre. Jesús, yo la recibo y te pido que me prestes tu Corazón para amar a María como Tú la amas.»

Los cristianos hemos de aprender a amar a Jesucristo con la asistencia de su Madre

La Devoción a los Siete Dolores de la Virgen María

Esta devoción se originó en el siglo XIII. Recuerda los dolores que la Virgen Madre de Dios soportó en compasión por el sufrimiento y muerte de su Divino Hijo.

La devoción a los Siete Dolores de la Virgen María se desarrolló por diversas revelaciones privadas, sus orígenes están perdidos a través de los siglos, y su formato ha ido evolucionando. Se conoce que fue iniciada en la Edad Media. Los datos más concretos son las revelaciones a Sta. Brígida.

Santa Brígida de Suecia (1303-1373):

«Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hay quien se compadezca de Mí y medite mi dolor, mas hallo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos. Por eso tú, hija mía, no te olvides de mí que soy olvidada y menospreciada por muchos. Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan pocos los amigos de Dios.»

Nuestra Señora prometió, en revelación a Santa Brígida, que concedería siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Ave Marías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

1º. Pondré paz en sus familias.
2º. Serán iluminados en los Divinos Misterios.
3º. Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.
4º. Les daré cuanto me pidan con tal que no se oponga a la voluntad de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas.
5º. Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y los protegeré en todos los instantes de sus vidas.
6º. Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte: verán el rostro de su Madre.
7º. He conseguido de mi Divino Hijo que los que propaguen esta devoción (a mis lágrimas y dolores) sean trasladados de esta vida terrenal a la felicidad eterna directamente, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos “su eterna consolación y alegría”.
La fiesta de Nuestra Señora de los Dolores fue instituida por un sínodo provincial de Colonia en 1413 como respuesta a los husitas protestantes (por cierto, fueron los husitas quienes hicieron los cortes de espada en el rostro de la polaca Nuestra Señora de Czestochowa)

El Papa San Pío X colocó la fiesta el 15 de septiembre para que cerrara con la fiesta de la Santa Cruz el 14 de septiembre.

Benedicto XIII. El 26 de septiembre de 1724, concedió una indulgencia de doscientos días por cada Padre Nuestro y cada Avemaría a aquellos que, con sincera contrición y habiendo confesado o con la firme intención de confesar sus pecados, reciten esta Coronilla, (Corona o Rosario como también se conoce) en cualquier momento. Viernes, o en cualquier día de Cuaresma, en el Festival de los Siete Dolores, o dentro de la Octava; y cien días cualquier otro día del año.

Clemente XII. El 12 de diciembre de 1734, confirmó estas indulgencias y, además, concedió:

1. Una indulgencia plenaria para aquellos que hayan rezado esta Coronilla durante un mes todos los días: Confesión, Comunión y Oraciones por la Iglesia, como de costumbre.

2. Una indulgencia de cien años a todos los que lo reciten en cualquier día, habiendo confesado sus pecados, con sincero dolor, o al menos con el firme propósito de hacerlo.

3. Ciento cincuenta años a quienes lo reciten los lunes, miércoles y viernes, y festivos de precepto, con confesión y comunión.

4. Indulgencia plenaria una vez al año, en cualquier día, a quienes estén acostumbrados a recitarlo cuatro veces a la semana, a condición de la Confesión, Comunión y Recitación de la Coronilla el día de la Comunión.

5. Doscientos años de indulgencia para todos los que la reciten devotamente después de la Confesión; y a todos los que lo lleven consigo, y lo reciten con frecuencia, diez años de indulgencia cada vez que escuchen Misa, escuchen un sermón o reciten el Padre Nuestro, y siete Avemarías, realizarán cualquier obra de misericordia espiritual o corporal, en honor de nuestro Santísimo Salvador, la Santísima Virgen María, o cualquier Santo, su abogado.

Todas estas indulgencias fueron confirmadas por decreto del 17 de enero de 1747 y aplicadas a las almas del Purgatorio.

Celebración de los Dolores Corredentores de la Virgen María

El Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos tiene marcado en su calendario del mes de septiembre la Hora Cero del 14-15, como la Hora del Triunfo de la Cruz Gloriosa y de los Dolores Corredentores de María. Luego de exaltar la Cruz Gloriosa oramos a continuación la Corona de los Siete Dolores de la Virgen María como le ha sido dictado al instrumento.

15 septiembre 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA

Hijos:

En la Alianza de nuestros Sagrados Corazones el Padre Misericordioso, a través del dolor, ha redimido a la humanidad.

El primer pecado causó en los primeros padres dolor y, el dolor, Dios lo quiso elevar a la Redención, por eso, mi Hijo Jesús y Yo, unidos en un mismo dolor, reparamos el pecado de la humanidad.

Hijitos, por eso, Yo soy Dolorosa, porque a través del dolor me uno a mis hijos en la tierra.

Que el 15 de cada mes mediten y oren el Rosario de mis Siete Dolores, como está entregado en el Apostolado, meditando mis Dolores Corredentores a la luz de los Llamados de Amor y de Conversión.

Oren con el corazón el 15 de mes el Rosario de mis Siete Dolores, como mi Apostolado lo enseña y lo ora.

Con mi Doloroso Corazón y con amor maternal los bendigo.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

16 septiembre de 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

Mi querido hijo:

Es un deseo de mi Sagrado Corazón Eucarístico que, los quinces de cada mes honren el Corazón Doloroso e Inmaculado de mi santa Mamá, orando y meditando en el Rosario de los Siete Dolores del Corazón de mi Madre, del Apostolado.

Es importante, querido hijo, que, con esta dedicación mensual al Corazón Doloroso e Inmaculado de mi Madre, la están honrando en el día de su primera aparición como el Corazón Doloroso e Inmaculado el 15 de julio. Por eso, cada quince realicen el Rosario de los Siete Dolores con todo el corazón, recordando que la Mujer Vestida del Sol ya se ha manifestado en el cielo como la Gran Señal: el Corazón Doloroso e Inmaculado de María.

Esta manifestación de mi Madre es el cumplimiento del Libro de Apocalipsis.

Honren a mi Madre el quince de cada mes en acción de gracias por sus dolores corredentores y su presencia a través de sus apariciones en nuestro Jardín y Santuario de Nuestros Sagrados Corazones Unidos.

Con mi Sagrado Corazón Eucarístico los bendigo.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

19 septiembre 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO

Mi querido hijo, deseo explicarte la importancia de los quince de cada mes.

Un día quince del mes de Julio apareció la Gran Señal de la Mujer Vestida del Sol en el cielo. Ese día se cumplió la profecía de Apocalipsis 12.

También, está unido al misterio de los Dolores de María Corredentora.

Por esa razón, Yo, el Padre Tierno y Misericordioso deseo que el quince de cada mes se haga un acto de acción de gracias en honor al Corazón Doloroso e Inmaculado de María por sus apariciones.

Que el quince de mes se conmemore su primera aparición como el Corazón Doloroso e Inmaculado, pero siempre teniendo como fiesta principal el 15 de julio de cada año.

El quince de mes conmemoraran su aparición orando el Rosario de los Siete Dolores del Corazón de María, pues los Dolores de María los han dado a luz a ustedes para la salvación.

Hijos míos, comprendan que el Apostolado es un gran plan de salvación para toda la tierra y de santidad para toda mi Iglesia.

Yo, el Padre Tierno y Misericordioso por intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, la Gran Señal aparecida en el cielo, los amo y los bendigo.
El Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesus y de María presenta:

La Corona de los Siete Dolores de la Virgen María

Primer Dolor: La Profecía de Simeón

Segundo Dolor: La Huida a Egipto

Tercer Dolor: La Pérdida del Niño Jesús

Cuarto Dolor: El Encuentro con Jesús Camino del Calvario

Quinto Dolor: Jesús Muere en la Cruz

Sexto Dolor: Jesús es bajado de la Cruz

Séptimo Dolor: Jesús es colocado en el Sepulcro
Luego de las oraciones introductorias se recitan los Siete Misterios Dolorosos de la Virgen María, se lee el pasaje bíblico referente a ese dolor y un fragmento de un Llamado de Amor y de Conversión para meditar.

Un Padre Nuestro y seguido Siete Ave María de los Últimos Tiempos. Gloria y las Jaculatorias.