Fechas Importantes

Julio Mes de la Preciosísima Sangre de Jesús

El mes de julio está dedicado a la Preciosísima Sangre del Redentor. Se rinde homenaje supremo a la Sagrada Sangre. Así como adoramos al Sagrado Corazón Eucarístico, porque es el Corazón de Jesús, que es Dios, adoramos la Preciosísima Sangre.

La Sangre de Jesús es la fuente de salvación. Cada gota que brotó de las heridas del Salvador es una garantía de la salvación eterna del hombre. Todas las razas de la tierra han sido rescatadas, y todos los individuos que permitirán que el poder salvador de la Sagrada Sangre se aplique a su alma, son herederos del cielo.

San Juan Crisóstomo llama a la Preciosa Sangre “el salvador de las almas”; Santo Tomás de Aquino, «la llave de los tesoros del cielo»; San Ambrosio, “oro puro de valor inefable”; Santa María Magdalena de Pazzi, “imán de almas y prenda de vida eterna”. Los pecados de la humanidad, en su número, en su ofensa al Ser Supremo, en los efectos sobre los transgresores, son inmensos; sin embargo, la Preciosa Sangre de Jesús no se asusta por los números, tiene en sí misma el poder de apaciguar a un Dios enojado y de curar a las criaturas heridas.

La Preciosa Sangre es un baño de limpieza. A diferencia de toda otra sangre, que mancha, la Sangre de Jesús se lava limpia y blanca. Según las palabras de San Juan, en el Apocalipsis, los Ángeles se preguntan, y se hacen la pregunta: «Estos que están vestidos con túnicas blancas, ¿quiénes son?» El Señor responde: “Estos son los que lavaron sus ropas y las blanquearon en la Sangre del Cordero”. Por ninguna otra razón fluyó la Preciosa Sangre sino para recuperar para las almas de los hombres el hermoso vestido de la inocencia y, una vez recuperado, para preservarlo durante toda la vida y por la eternidad.

La Sangre del Salvador es un pozo de consuelo para los corazones atribulados. ¿Puede alguien, con confianza, mirar la Sagrada Sangre que desciende de la Cruz sin tener el valor de seguir adelante, a pesar de las dificultades que son el destino común de todos? Una mirada a la Cruz debe poder ahuyentar el miedo. Y, otro, debe ser capaz de infundir confianza en Aquel que no descansó hasta que la última gota, mezclada con agua, brotó de un Corazón abierto. Él, que estaba dispuesto a hacer tanto por los hombres, debe estar dispuesto a pasar por alto y olvidar las debilidades de los que se arrepienten profundamente. Debe estar dispuesto a ayudarlos cuando lo acosan, a defenderlos cuando son tentados, a consolarlos cuando están afligidos. La Sangre de Jesús debe ser para los cristianos lo que la estrella del norte es para los marineros.

¡Ojalá los hombres de la tierra honraran la Preciosa Sangre de la manera en que los que están en el cielo dan honor, alabanza y acción de gracias! Proclaman que compró la gloria que disfrutan. Sin ella, habrían permanecido esclavos de Satanás y marginados de las mansiones eternas de Dios. ¡Profesemos que debemos a la Sagrada Sangre de Jesús todo lo que tenemos en esta vida, y que a Ella le debemos todo lo que disfrutaremos en una vida mejor y eterna!

1 julio 2014 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

Querido hijo, hoy se inicia el gran mes de julio, mes en que, a través de sus oraciones y las oraciones de mis apóstoles marianos, se rescatarán muchas almas. Almas que serán sanadas, almas que serán liberadas, almas que serán aliviadas, con el poder de mi Preciosísima Sangre.

Para este gran mes se abrirá una fuente poderosa de mi Misericordia para todo el mundo y todas las almas. Por eso llamo a todas las almas, a todas las ovejas que no andan en mis humildes rebaños, que vuelvan a Mí. Serán sanadas y santificadas por mi Preciosísima Sangre.

Fiesta del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús

(19 días después de Pentecostés)

La Iglesia universal celebra hoy la Fiesta del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, a pedido explícito del mismo Cristo a Sta. Margarita María de Alacoque.

“Te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón, y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes por él recibidos durante el tiempo que ha permanecido expuesto en los altares”, expresó el Señor a Santa Margarita en junio de 1675.

“También te prometo que mi Corazón se dilatará para esparcir en abundancia las influencias de su divino amor sobre quienes le hagan ese honor y procuren que se le tribute”, añadió.

San Juan Pablo II en su pontificado estableció que en la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús se realice la Jornada Mundial de Oración por la santificación de los sacerdotes.

Los apóstoles de los Últimos Tiempos, miembros fieles de la obra magna del Sagrado Corazón Eucarístico, centro de la espiritualidad de ésta, nos postramos en reverencia, y humildemente le entregamos nuestros pequeños corazones, y con todo el amor y la adoración que le profesamos, recibimos su bendición.

Fiesta del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

(20 días después de Pentecostés)

Corazón Doloroso e Inmaculado de María

El Inmaculado Corazón de María es una devoción que nos conduce a la vida interior de la Virgen.

Su Corazón es Inmaculado porque fué preservada del pecado original, por el Creador, como parte del plan de redención, para que Dios-hombre pudiera ser concebido.

Su Corazón Inmaculado es Doloroso porque, en él, contiene el dolor de la profecía de Simeón, del huir a Egipto con Jesús y San José, de perder a Jesús en el Templo, de encontrarse con Jesús camino al calvario, de ver a Jesús sacrificado, de recibir el cuerpo de Jesús y de enterrar a Jesús, además de llevar la carga del dolor de ver a sus hijos perdidos en el pecado.

El Corazón de María es mencionado explícitamente en la Biblia, en el pasaje de la adoración de los pastores en el pesebre al Niño Dios, citado por el evangelista Lucas (2,19), quien dice: “María guardaba todo esto en su corazón y lo tenía muy presente”, y también en Lucas (2, 51) al referirse a cuando Jesús se quedó en Jerusalén platicando con los maestros de la ley, mientras María y José lo buscaban y lo creían perdido: “su madre guardaba todo esto en su corazón”.

Durante siglos, el arte sacro, apoyado por teólogos y expertos en Biblia, ha destacado la relevancia de este corazón.

Por ejemplo, cuando el Niño Jesús fue presentado, Simeón le dijo a la Virgen que una espada traspasaría su alma (Lucas; 2, 35).

Estos dolores han sido representados con 7 puñales en el corazón de María que representan momentos de dolor y angustia.

Por todo este valor simbólico, el Corazón de María es Doloroso e Inmaculado.

Lo cual abarca sus virtudes, gozos y tristezas, y que en parte se enumeran en el rezo del Santo Rosario y su letanía.

Corazón Doloroso e Inmaculado de María es el título dado a la Virgen María por Dios Padre y la última advocación mariana que se revelará a la humanidad en estos Últimos Tiempos, revelación que se realiza a través de un pequeño profeta y que a través de ella prepara a su Ejército de reparadores y consoladores, el Resto Fiel con quienes aplastará al dragon y su apostasía.

Solemnidad de los Aposentos de Perfección de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús, María y José

(21 días después de Pentecostés)

El 14 de junio de 2019, el Sagrado Corazón de Jesús, hacía una petición y un anuncio al apostolado:

« Junio es el gran mes de nuestros Sagrados Corazones, por lo que pido que todo el mes de junio oren la Corona de Perfección de nuestros Sagrados Corazones Unidos.

Y que el día Domingo, después de las Solemnidades de mi Corazón y del Corazón de mi Santa Mamá sea día de los Aposentos de nuestros Sagrados Corazones. »

Dios se expresa en numerosas ocasiones con signos, con símbolos. La Sagrada Escritura está llena de signos que tienen un significado profundo.

El 29 de diciembre de 2018, el Corazón Doloroso e Inmaculado de María explicaba uno de estos signos revelados al Apostolado: el Emblema. Que contiene, en sí mismo, un jeroglífico exacto de este camino trazado por Dios que son los Aposentos de los Sagrados Corazones.

Apóstoles de mi Doloroso e Inmaculado Corazón, los invito a contemplar el Escudo del Apostolado que la Santísima Trinidad reveló a nuestra pequeña víctima. Para que, este Escudo, sea la insignia de mi Ejército. Dios Padre, Tierno y Misericordioso, con sus manos extendidas hacia la humanidad, derrama gracias de misericordia para el bien de los hombres.

En el Corazón del Padre está Dios Espíritu Santo, dirigiendo su vuelo hacia la tierra. Y están nuestros Dos Sagrados Corazones Unidos en la tabla de salvación, que es la Cruz Gloriosa.

Entre el mundo y Dios Padre están las Moradas de santidad de nuestros Sagrados Corazones y el Espíritu Santo.

Para avanzar en este camino de santidad, el Padre ha querido que el mundo repita mi Fiat, el «hágase en mí según tu Palabra».

Hijos míos, este Escudo del Apostolado es el sello de la Santísima Trinidad y es el signo que precede al Reinado del Espíritu Santo por medio del Nuevo Pentecostés.

Todos mis hijos, abriendo sus corazones, diciendo «sí» al Corazón de Dios, y a nuestros Últimos Llamados de Amor y Conversión, reciben la Gracia de que el Espíritu Santo y mi Corazón Maternal los prepare para recibir la gran venida del Espíritu Santo.

Esta Cruz Gloriosa es el punto de unión entre el mundo y Dios Padre, es el Puente, como se identifica a través del Emblema, entre el mundo (los habitantes de la tierra) y Dios Padre.
30 de septiembre 2015 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

La cruz que les estoy dando será un puente por el cual ustedes cruzarán al otro lado del monte. Si esta cruz que les entrego la dejan por el camino, no podrán cruzar por el enorme abismo, que se les hará imposible terminar el camino, y serán devorados por la inconstancia, por la tibieza, por la pereza, por la inconsciencia.
Hijos, este es el momento de despertar, de ver con la cruz a mi Sagrado Corazón.
Es un deseo de Dios que, este recorrido por los Aposentos de los Sagrados Corazones, sea abierto al mundo. Inicialmente a través de los Llamados de Amor, y como primicias de lo que ocurrirá universalmente. Los Apóstoles de los Sagrados Corazones están siendo invitados a obedecer y recorrer este camino, pero vendrá un nuevo Pentecostés universal que hará que toda la creación entera sea transformada.

15 octubre 2018 – Llamado de Amor y Conversión de Santa Teresa de Jesús

Apóstoles del Corazón Eucarístico de Jesús, es un deseo de la Divina Majestad que todas las almas acepten ingresar en el Primer Aposento del camino a la Santidad, que es el Espíritu Santo. Porque el Espíritu Santo moverá sus corazones y sus voluntades a la conversión. El Espíritu Santo dará Luz a la mente y al espíritu, para que reconozcan sus pecados, se arrepientan de todo corazón por haber ofendido a un Esposo tan Perfecto.
El mismo Espíritu Santo les irá guiando para que sus vidas se transformen continuamente en otra Vida de Jesús.
Almas, es tan importante este Primer Aposento que la Trinidad Sacrosanta quiere que el mundo entero ingrese a este Aposento. Ahora lo hace a través de los Llamados de Amor para que todas las almas que escuchan al Señor lo obedezcan con el corazón; pero también lo hará a través del Pentecostés Universal, Proyecto del Padre: que todas las criaturas vivan en unión perfecta con Él y lo amen en espíritu y verdad.
El Espíritu Santo y el Doloroso e Inmaculado Corazón de María están conduciendo a los hijos de Dios al Reino del Corazón Eucarístico.

Nuestra Principal Misión

Este Apostolado es un instrumento para unir a toda la Iglesia; es una fuerza de ayuda para la Iglesia en el mundo, para que como su brazo derecho encuentre en este Apostolado la ayuda necesaria para la evangelización en todo el mundo.

Como apóstoles de Jesucristo e hijos de María, queremos y debemos ser cristianos valientes y decididos, sin miedo de dar testimonio del Amor de Dios en el mundo.  A través de esta obra, la Iglesia, que pasa por crisis morales y espirituales, se valdrá para reunir nuevamente a todos los hijos de la Iglesia en un solo rebaño, por eso este apostolado es un llamado a la unidad a todos los hijos de la Mujer Vestida del Sol (Ap.12:1), luchando y conquistando el mundo y los corazones de los hombres para Dios.

Actividades del Apostolado de los Sagrados Corazones

Cenáculo de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

¿Qué es un Cenáculo?

Es el lugar de Jerusalén donde Jesús cenó con los Apóstoles antes de morir en la Cruz. Es también el lugar donde se reunían los Apóstoles después de la Resurrección de Jesús y donde se encontraban durante Pentecostés.

En estos Cenáculos de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, se reúne la familia y/o amigos para hacer oración de reparación y de intercesión, para su catequesis y evangelización, preparándose para la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo y su Reinado de Paz.

A imitación de los Santos Apóstoles y Discípulos, que se reunieron con María en el Cenáculo de Jerusalén, nos unimos mediante el Cenáculo: Para orar con María y unirnos a su Intercesión.

Por medio de los Cenáculos de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, luchamos por alcanzar el Objetivo principal de todo Guerrero del Ejército Mariano:

SALVAR ALMAS Y EXTENDER EL REINADO EUCARÍSTICO DE LOS DOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA, CON NUESTRO PADRE Y SEÑOR SAN JOSÉ CUSTODIO DE LOS DOS SAGRADOS CORAZONES.

Misiones del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos

Cada misión debe estar dirigida a la adoración de Jesús Hostia y Consagración al Corazón Doloroso e Inmaculado de María a través de la oración de la Consagración Total de San Luis de Montfort.

Parroquias/Diócesis

  • Consagrar las parroquias y Diócesis a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Animar en las parroquias la Adoración Eucarística, la asistencia a la Santa Misa y propagar la devoción de Consagración Total al Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
  • Dirigir formación para las parroquias donde se solicite, encuentros de oración y formación.
  • Apoyar a los sacerdotes en las misiones que ellos demanden de la ayuda del Apostolado.
  • Apoyar toda misión apostólica y misionera coordinados por el párroco y/o obispo diocesano.
  • Ayudar en la preparación del altar y del templo, ayudar en las responsabilidades de servicio en la iglesia.

Familias

  • Visitar y evangelizar a las familias.
  • Consagrar los hogares y las familias a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Promover los Cenáculos de Oración en familia.
  • Promover las vocaciones sacerdotales y religiosas.
  • Entronizar en los hogares, talleres, trabajos etc., los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Aceptar, si así es, a todas las familias que desean participar de los Cenáculos de Oración del Apostolado.
  • Visitar las familias pobres, distribuyéndoles alimentos, ropa, medicinas, enseñar sobre todo la fe.

Enfermos

  • Visitar las casas de los enfermos.
  • Facilitar a los que se encuentren impedidos por alguna circunstancia el acercamiento a los Sagrados Sacramentos.
  • Acompañar a los enfermos.
  • Llevar el Ícono de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María a sus casas, a los hospitales, donde se encuentre algún enfermo o anciano abandonado.

Niños

  • Consagrar a los niños a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Realizar Cenáculos de Oración con los niños, acercándolos a la Adoración Eucarística y al rezo del Santo Rosario.
  • Motivar a los niños a las prácticas de los Diez Mandamientos y de las Obras de Misericordia corporales y espirituales.
  • Enseñar a los niños a meditar en la Palabra de Dios.
  • Realizar actividades de fraternidad con los niños, enseñarles la vida de los santos, llevar misiones a los colegios, escuelas, hospitales, refugios, albergues, llevando la ayuda necesaria para ellos.

Juventud

  • Consagrar a la juventud a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.
  • Asistir los jóvenes a la Santa Misa, a la Confesión, a la Adoración Eucarística, a la lectura de la Palabra de Dios.
  • Realizar Cenáculos de Oración con los jóvenes promoviendo la Consagración Total al Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
  • Inculcar a los jóvenes la enseñanza de las virtudes, y un amor ardiente a Jesús y a María.

Retiros Eucarístico-Marianos

Los retiros Eucarístico-Marianos a modo de Cenáculo de Oración deben ser una acción de amor importante para rescatar almas para Jesús con María. En estos retiros deben tocarse temas profundamente espirituales. En cada retiro espiritual se hará énfasis en la formación de apóstoles. Estos retiros pueden hacerse en un solo día, tocando los temas verdaderamente importantes. Para ello escogerán un día, con horas y fechas muy bien establecidas.

Los retiros deben centrarse en dos puntos muy vitales: la Adoración Eucarística incluyendo el sacrificio de la Santa Misa, y el Cenáculo de Oración de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María.