Close

San Juan Pablo II

22 de Octubre: Memoria Litúrgica de San Juan Pablo II

SANTO PATRÓN DEL APOSTOLADO DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS

Hoy 22 de octubre, celebramos la fiesta de San Juan Pablo II, Papa y Santo Patrón del Apostolado

De nombre Karol Jósef Wojtyla, nació en Polonia en 1920. Fue proclamado Papa en 1978 y murió en olor de santidad en 2005. Fue canonizado el 27 de abril del 2014 por el Papa Francisco.

Su vida estuvo marcada por una constante: su devoción a la Virgen María. Su famoso “Totus Tuus”, lema de su pontificado estaba referido a Ella, y fue inspirado en la doctrina de San Luis María de Montfort.

El Tratado de la Verdadera Devoción, del santo francés fue clave en el devenir espiritual de San Juan Pablo II, quien siempre tuvo una vinculación especial con la Virgen María y con Fátima y sus profecías.

¿Quién fue el Papa Juan Pablo II?

El Papa Juan Pablo II fue ordenado en 1946, se convirtió en obispo de Ombi en 1958 y se convirtió en arzobispo de Cracovia en 1964. Fue nombrado cardenal por el Papa Pablo VI en 1967, y en 1978 se convirtió en el primer Papa no italiano en más de 400 años. Fue un firme defensor de los derechos humanos y utilizó su influencia para lograr cambios políticos. Murió en Italia en 2005. En julio de 2013 se anunció que sería declarado santo en abril del año siguiente.

Karol Józef Wojtyla, nacido el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, Polonia, la vida temprana del Papa Juan Pablo II estuvo marcada por una gran pérdida. Su madre murió cuando él tenía nueve años y su hermano mayor, Edmund, murió cuando él tenía 12.

Al crecer, Juan Pablo era atlético y disfrutaba esquiar y nadar. Fue a la Universidad Jagellónica de Cracovia en 1938, donde mostró interés por el teatro y la poesía. La escuela fue cerrada al año siguiente por las tropas nazis durante la ocupación alemana de Polonia. Queriendo convertirse en sacerdote, Juan Pablo comenzó a estudiar en un seminario secreto dirigido por el arzobispo de Cracovia. Después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, terminó sus estudios religiosos en un seminario de Cracovia y fue ordenado sacerdote en 1946.

Levantamiento dentro de la Iglesia

Juan Pablo pasó dos años en Roma donde terminó su doctorado en teología. Regresó a su Polonia natal en 1948 y sirvió en varias parroquias en Cracovia y sus alrededores. Juan Pablo se convirtió en obispo de Ombi en 1958 y luego en arzobispo de Cracovia seis años después. Considerado uno de los principales pensadores de la Iglesia Católica, participó en el Concilio Vaticano II, a veces llamado Vaticano II. El concilio comenzó a revisar la doctrina de la iglesia en 1962 y celebró varias sesiones durante los siguientes años. Como miembro del consejo, Juan Pablo ayudó a la iglesia a examinar su posición en el mundo. Bien considerado por sus contribuciones a la iglesia, Juan Pablo II fue nombrado cardenal en 1967 por el Papa Pablo VI.

Convertirse en Papa

En 1978, Juan Pablo hizo historia al convertirse en el primer Papa no italiano en más de cuatrocientos años. Como líder de la Iglesia Católica, viajó por el mundo, visitando más de 100 países para difundir su mensaje de fe y paz. Pero estaba cerca de casa cuando enfrentó la mayor amenaza a su vida.

En 1981, un asesino disparó dos veces contra Juan Pablo en la Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano. Afortunadamente, pudo recuperarse de sus heridas y luego perdonó a su atacante.

Legado

John Paul, un firme defensor de los derechos humanos, a menudo hablaba sobre el sufrimiento en el mundo. Ocupó posiciones firmes sobre muchos temas, incluida su oposición a la pena capital. Una figura carismática, Juan Pablo usó su influencia para lograr un cambio político y se le atribuye la caída del comunismo en su Polonia natal. Sin embargo, no estuvo exento de críticas. Algunos han declarado que podría ser severo con quienes no estén de acuerdo con él y que no comprometería su postura de línea dura sobre ciertos temas, como la anticoncepción.

En sus últimos años, la salud de Juan Pablo parecía estar fallando. En las apariciones públicas, se movía lentamente y parecía inestable sobre sus pies. También temblaba visiblemente a veces. Uno de sus médicos también reveló que Juan Pablo tenía la enfermedad de Parkinson, un trastorno cerebral que a menudo se caracteriza por temblores, en 2001. Pero nunca hubo ningún anuncio oficial sobre su enfermedad desde el Vaticano.

El Papa Juan Pablo II murió el 2 de abril de 2005, a la edad de 84 años, en su residencia de la Ciudad del Vaticano. Más de 3 millones de personas hicieron fila para despedirse de su amado líder religioso en la Basílica de San Pedro antes de su funeral el 8 de abril.

El 5 de julio de 2013, adelantando el período de espera habitual de cinco años, el Vaticano anunció que la Iglesia Católica Romana declararía santo al Papa Juan Pablo II y que la ceremonia de canonización probablemente se llevaría a cabo dentro de los próximos 16 meses. El Vaticano también declaró que el Papa Juan XXIII, quien dirigió la Iglesia Católica desde 1958 hasta su muerte en 1963 y convocó el concilio Vaticano II, también sería declarado santo.

El 30 de septiembre de 2013, el Papa Francisco anunció que las canonizaciones del Papa Juan Pablo II y del Papa Juan XXIII se producirían el 27 de abril de 2014. El anuncio de la canonización del Papa Juan Pablo II se produjo después de que el Vaticano revelara que dos milagros fueron atribuidos al difunto papa. Después de que una monja francesa moribunda, la hermana Marie Simon-Pierre Normand, orara al Papa Juan Pablo II durante su batalla contra la enfermedad de Parkinson, la misma enfermedad que mató al Papa, se curó. El segundo milagro involucró a una mujer de 50 años, quien afirmó que se curó de un aneurisma cerebral después de que una fotografía del Papa Juan Pablo II le hablara.

El Papa de la Gran Misericordia

Fue el Papa Juan Pablo II quien dijo a los Padres Marianos: “Sean apóstoles de la Divina Misericordia bajo la guía maternal y amorosa de María”.

Tanto en su enseñanza como en su vida personal, el Papa Juan Pablo II se esforzó por vivir y enseñar el mensaje de la Divina Misericordia. Como gran Papa de la Misericordia, escribió una encíclica sobre la Divina Misericordia:

«El Mensaje de la Divina Misericordia siempre me ha sido cercano y querido … que llevé conmigo a la Sede de Pedro y que, en cierto sentido, forma la imagen de este Pontificado».

En sus escritos y homilías, ha descrito a la Divina Misericordia como la respuesta a los problemas del mundo y el mensaje del tercer milenio.

Beatificó y canonizó a sor Maria Faustina Kowalska, la monja que recibiera al mensaje, y lo hizo en Roma y no en Polonia para subrayar que la Divina Misericordia es para el mundo entero.

Estableciendo el Domingo de la Divina Misericordia para toda la Iglesia

Cuando el Papa Juan Pablo canonizó a Sor Faustina (haciéndola Santa Faustina), también, ese mismo día, sorprendió al mundo entero al establecer el Domingo de la Divina Misericordia (la fiesta asociada al mensaje) como una fiesta para la toda la Iglesia. El día de la fiesta cae en el segundo domingo de la temporada de Pascua. Ese día, Juan Pablo II declaró: «Este es el día más feliz de mi vida».

Confiando el mundo a la Divina Misericordia

En 2002, el Papa confió el mundo entero a la Divina Misericordia cuando consagró el Santuario Internacional de la Divina Misericordia en Lagiewniki, un suburbio de Cracovia en Polonia. Aquí es donde están enterrados los restos mortales de Santa Faustina. El santo vivía en un convento cercano. El mismo Papa recuerda cuando era un joven trabajando en la Cantera de Solvay, a pocos metros del Santuario actual. También dice que había estado pensando en Sor Faustina durante mucho tiempo cuando escribió su encíclica sobre la Divina Misericordia. Además, el Santo Padre ha citado con frecuencia el Diario de santa María Faustina Kowalska y ha rezado la Coronilla de la Divina Misericordia en la tumba de la santa.

Día Internacional de la Juventud

«Estén siempre preparados para hacer una defensa … por la esperanza que hay en ustedes».

Este fue el versículo de la Escritura que San Juan Pablo II eligió para comenzar su carta apostólica de 1985 a los jóvenes del mundo, Dilecti amici (“Queridos amigos”), con motivo de la proclamación por las Naciones Unidas del Año Internacional de la Juventud.

En su carta, describió a la Iglesia como la «custodia de las verdades y valores fundamentales» y también como «la ministra de los destinos eternos que … la gran familia humana tiene en Dios mismo». Reconoció el deseo entre los jóvenes de una “genuina hermandad” entre todas las personas y observó: “Sólo puede haber hermanos y hermanas donde hay un padre. Y solo donde está el Padre hay personas hermanos y hermanas «.

El Papa, al final de su carta, anima a los jóvenes a hacer preguntas difíciles en su búsqueda de la verdad.

“Mi esperanza para ustedes, jóvenes, es que su ‘crecimiento en estatura y sabiduría’ se produzca a través del contacto con la naturaleza. ¡Tómese un tiempo para esto! ¡No te lo pierdas! Acepte también la fatiga y el esfuerzo que a veces implica este contacto, especialmente cuando deseamos alcanzar metas particularmente desafiantes. Este cansancio es creativo y también constituye el elemento de relajación saludable que es tan necesario como el estudio y el trabajo”.

Finalmente:

“Repito estas palabras de la Madre de Dios y se las dirijo a ustedes, a cada uno de ustedes jóvenes: ‘Hagan lo que Cristo les diga’”.

Más allá de la vida de Juan Pablo II

Dadas todas estas conexiones con la Divina Misericordia y Santa Faustina, ¿es de extrañar que el Papa Juan Pablo II muriera el domingo de la Vigilia de la Divina Misericordia (la noche antes de la fiesta), que cayó ese año el 3 de abril?

Tampoco es de extrañar que el Papa de la Gran Misericordia nos dejara un mensaje para el Domingo de la Divina Misericordia, que fue leído el día de la fiesta por un funcionario del Vaticano, a los fieles en San Pedro, después de una misa que se había celebrado para el reposo del alma del Papa.

En repetidas ocasiones, el Papa Juan Pablo II ha escrito y hablado sobre la necesidad de que recurramos a la misericordia de Dios como respuesta a los problemas específicos de nuestro tiempo. Ha puesto un enfoque fuerte y significativo en el mensaje y la devoción de la Divina Misericordia a lo largo de su pontificado que llevará a la Iglesia mucho después de su muerte.

San Juan Pablo II ha sido asignado como Santo Patrón del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María, la Obra Magna de evangelización a través de la cual que el Padre Eterno está llamando al Ejército Mariano de estos Últimos Tiempos. Comparte esta posición con otros santos patrones de este, los mismos que son conocidos por haber influenciado grandemente su vocación sacerdotal y su legado papal: San Luis María de Montfort, santa Faustina Kowalska y santa Teresa de Calcuta.

9 de Febrero de 2017 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ÁNGEL DE LA PAZ

Queridos hermanos y hermanas, en Fátima los tres pastorcitos se les exhortó a no tener miedo, porque esos tres pequeños mensajeros del Cielo iban a sufrir mucho desde las apariciones de Nuestra Señora. Toda su vida fue victimación, cruz, pasión configurada a la de Nuestro Señor. Por eso, ahora, se les invita a los apóstoles de los Sagrados Corazones de Jesús y de María a no tener miedo.

Satanás, el diablo, infunde miedo en los corazones porque el miedo es un instrumento que el maligno ocupa para paralizar y a veces destruir las Obras de Dios. No teman, porque han sido llamados para el servicio de Jesús y de María, y esto no lo entenderá el mundo, los sabios, los poderosos; e incluso muchos dentro de la Casa de Dios, no entienden vuestra misión. Pero vosotros, apóstoles de los últimos tiempos, no tengan miedo.

Sigan adelante porque el Triunfo de la Señora del Cielo está muy cerca para realizarse. Pequeño, el Santo Padre Juan Pablo II fue uno de los más grandes hijos de Fátima, y por eso él invitaba al Pueblo de Dios con la palabra “no tengan miedo”; porque sabía que grandes pruebas espera a la Iglesia, al mundo, y sufrimientos a cada uno de los que Nuestra Señora ha escogido para que sean parte de Su Ejército y de su Obra.

No tengan miedo porque el Cielo está con ustedes, y la Santísima Trinidad y la Reina de Fátima tienen sobre todos ustedes designios de misericordia. El Cielo les pide abandono, paciencia, perseverancia. Jesús y la Madre María lo harán todo.

El Santo Padre Juan Pablo II y el Ángel de la Paz ruegan por todos ustedes.

Sea adorado Jesús en todos los Tabernáculos de la tierra.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

18 de mayo de 2020 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II

VIVIR EL CAMINO DE LOS APOSENTOS DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS ES RECORRER EL CAMINO DE LA SANTIDAD. ES VIVIR CADA PARTE DEL EVANGELIO DE CRISTO, Y ALABAR AL SEÑOR EN CADA CIRCUNSTANCIA DE LA VIDA, COMO LOS SALMOS LO DEMUESTRAN.

LOS APOSENTOS DE LOS CORAZONES UNIDOS SON EL EVANGELIO HECHO CAMINO Y UN CAMINO ESPIRITUAL MARCADO POR LAS SIETE ETAPAS, SIETE ESTADOS EN QUE EL ALMA PROGRESA ESPIRITUALMENTE (HEBREOS 10, 39).

YO, JUAN PABLO II, VIVÍ LOS APOSENTOS DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS.

Los Bendigo

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Terminado el Llamado de Amor y Conversión el Santo Padre me dio a besar la mano donde está el Anillo del pescador.