Close

SAN MAXIMILIANO KOLBE

14 de Agosto: Memoria Litúrgica de SAN MAXIMILIANO KOLBE

Santo Patrono del APOSTOLADO DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y DE MARÍA

MEMORIA LITÚRGIGA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE

Hoy 14 de agosto celebramos la memoria litúrgica de San Maximiliano Kolbe, presbítero, mártir y patrono del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María:

«De origen polaco, murió en lugar de un prisionero que se había escapado del campo de concentración en la época del dominio Nazi. San Maximiliano, fundó el Movimiento de los Caballeros de la Inmaculada, pues fue un gran propagador de la espiritualidad de San Luis de Montfort y de la devoción a la Inmaculada y al Santísimo Sacramento del Altar.»
Muchas historias infames y heroicas son muy conocidas sobre el campo de concentración de Auschwitz, una pesadilla continua para aquellos que se vieron obligados a sufrir el trabajo diario, a la sombra de las pacientes alas de la muerte. Esta es la historia de un miembro en particular de ese campo, portador del número 16670, asignado a Maximiliano Kolbe.

Irónicamente, este hombre que sufrió y murió a manos de los soldados, alguna vez aspiró a ser parte del ejército, soñando con salvar a su tierra natal, Polonia, de los opresores.

San Maximiliano nació como Raymond Kolbe el 8 de enero de 1894 en Zdunska Wola, Polonia. Era un niño particularmente travieso hasta que, después de ser reprendido por su madre, se fue a rezar. Él declara: “Le recé mucho a Nuestra Señora para que me dijera lo que me pasaría. Apareció sosteniendo en sus manos dos coronas, una blanca y otra roja. Me preguntó si me gustaría tenerlos: uno era por la pureza y el otro por el martirio. Dije: «Elijo ambos». Ella sonrió y desapareció «.

Ingresó en un seminario franciscano menor en Lwow, donde se destacó en matemáticas y física, alimentando su pasión por todo lo militar. Sus profesores vieron en él un gran potencial en las ciencias o como estratega, basado en su inteligencia e interés militar. Sin embargo, abandonó su pasión militar por el sacerdocio después de que sus padres anunciaran que entrarían en la vida religiosa ya que todos sus hijos estaban en seminarios, y Maximiliano no deseaba decepcionarlos.

Profesando sus votos perpetuos en 1914, tomó el nombre de Maximiliano Mary Kolbe, mostrando su devoción a María, a la familia y a Dios.

Foto de Maximilian Kolbe como joven religioso.

Fundó y publicó la revista religiosa “Caballeros de la Inmaculada” en Ciudad de la Inmaculada en Niepokalanow. Parecía que había encontrado una nueva forma de luchar como soldado de Cristo.

Maximiliano construyó más tarde el monasterio “Mugenzai no Sono” “El Jardín de la Inmaculada”, en las laderas del monte Kikosan en Nagasaki, Japón. El sitio que eligió estaba plagado de pobreza e inconveniente, lejos de ser aconsejable para la construcción. Sin embargo, tuvo suerte cuando la bomba atómica golpeó Nagasaki en 1945. Mugenzai no Sono sufrió poco o ningún daño gracias a que la montaña tomó la mayor parte de la fuerza de la explosión.

Durante la Segunda Guerra Mundial en Polonia, Maximiliano continuó albergando a refugiados de Polonia y escondiendo judíos de los nazis mientras difamaba a los nazis en sus informes y cartas de radioaficionados.

La Gestapo lo encarceló en la prisión de Pawiak en Varsovia el 17 de febrero de 1941, y lo señaló por abuso especial antes de transferirlo a Auschwitz el 25 de mayo como prisionero número 16670. A pesar de los terrores que se vio obligado a soportar, Maximiliano irradió el amor y la generosidad de Dios, abriendo su corazón para decirles a los demás prisioneros del alcance infinito del amor de Dios y luchando por las almas de los prisioneros.

La celda en la prisión de Maximiliano Kolbe ahora es un santuario.

En julio de ese año, Maximiliano fue sacado de su Bloque por el aullido de las sirenas del campo, con los habitantes del suyo y de otros dos Bloques, para encontrarse con un grupo de Landwirtschafts-Kommando, con la noticia de la fuga de tres prisioneros de cada uno de los Bloques actuales.

Para disuadir cualquier intento de fuga adicional, iban a llevar a diez de los prisioneros de estos Bloques a la muerte en la cámara de inanición. Un hombre que fue elegido clamó por su esposa e hijos mientras se lo llevaban, y Maximiliano dio un paso adelante, ofreciéndose como voluntario para ocupar el lugar del hombre en la inanición. Mientras estaba en el búnker, dirigió a los prisioneros en el rosario, la oración diaria y el canto a lo largo de las semanas, incluso cuando los prisioneros murieron y las oraciones se redujeron a débiles susurros.

Después de tres semanas, siendo uno de los cuatro que quedaban, Kolbe levantó su propio brazo para aceptar una inyección letal de ácido carbólico. Su cuerpo fue quemado sin ceremonias junto con los otros cientos de prisioneros que murieron en los campos a diario.

El Papa Juan Pablo II, también ciudadano de Polonia canonizó a San Maximiliano María Kolbe el 10 de octubre de 1982. Su fiesta se celebra el 14 de agosto, justo antes de la Solemnidad de la Asunción de María al Cielo.

Maximilliano es el santo patrón de los drogadictos y prisioneros. Puede que no haya sido el legendario soldado que liberó a Polonia y destruyó a los nazis, pero murió como un verdadero soldado en Cristo.

Hoy, Maximiliano Kolbe ha sido asignado como Santo Patron del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos. De él tomaremos ejemplo del soldado escondido que existe en cada apóstol de los Últimos Tiempos, soldados fervorosos del Ejército Mariano cuyas armas son el Rosario, la oración, la fe y en su mision se concentra el lema que este santo hizo de su vida:

«Debemos ganar el mundo para Jesús a través de la Inmaculada»
Oración de Consagración a la Virgen María de San Maximiliano Kolbe
«Inmaculada, reina del cielo y de la tierra, refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima, a quien Dios confió la economía de la misericordia. Yo, pecador indigno, me postro ante ti, suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y posesión tuya. Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas me convierta en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo, aumente en cuanto sea posible el bienaventurado Reino del Sagrado Corazón de Jesús»