Close

SAN TARSICIO

15 de Agosto: Memoria Litúrgica de SAN TARSICIO

santo PATRONO DEL APOSTOLADO DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y DE MARÍA Y PROTECTOR DE LOS REFUGIOS MARIANOS

FIESTA DE SAN TARSICIO

HOY 15 DE AGOSTO CELEBRAMOS LA FIESTA DE SAN TARSICIO, PATRONO DEL APOSTOLADO DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y DE MARÍA Y PROTECTOR DE LOS REFUGIOS MARIANOS.
Fue un joven que murió martirizado en la Vía Apia de Roma en torno al año 267 o 268 d.C. Tarsicio, conocido como «el mártir de la Eucaristía», es venerado como patrono de los acólitos y monaguillos. El Martirologio romano lo celebraba el 15 de agosto.

La fuente principal de la historia de San Tarsicio se encuentra en la inscripción que el Papa Dámaso (366-384) había colocado en la tumba del niño mártir. Ambientada en un momento de persecución de la Iglesia, cuenta la historia de Tarsicius.

Después de la Misa, llevó las Hostias consagradas a los cristianos encarcelados que esperaban el martirio. Siendo niño, sería menos sospechoso visitarlos si fuera un adulto.

Mientras caminaba a la prisión por la calzada romana conocida como la Vía Apia, se encontró con un grupo de niños y hombres paganos que comenzaron a acosarlo. Si bien no sabían, específicamente, que pertenecía al grupo oculto de cristianos, le exigieron que les mostrara lo que tenía en sus manos, que escondía en su ropa.

Tarsicius se negó, sabiendo que probablemente tomarían y profanarían el Santísimo Sacramento si lo obtenían de él. Su continuo rechazo enfureció a la multitud que comenzó a agredirlo. Cuando la multitud enojada lo golpeó, Tarcisius cayó sobre las piedras de la Vía Apia protegiendo a la Hostia debajo de su cuerpo. La turba no cedió una vez que cayó y finalmente lo mató. Cuando le dieron la vuelta al cuerpo para descubrir lo que había estado escondiendo. No encontraron nada. La Hostia se había desvanecido.
Los cristianos recuperaron su cuerpo y lo enterraron en la catacumba de San Calixto, no lejos de donde fue asesinado. Sus reliquias se encuentran ahora en Roma en la Iglesia de San Silvestro in Capite. San Tarsicio de Roma, mártir del Santísimo Sacramento, se convirtió en el primer Santo Patrón de la Primera Comunión. También es el santo patrón de los monaguillos.
Los últimos versos del poema leen:
“Cuando una pandilla demente presionó al santo Tarsicio, que
portaba los sacramentos de Cristo.
Para mostrárselos a los profanos
prefirió que lo mataran y
entregar su vida
antes que, a los perros rabiosos,
traicionar, el cuerpo celeste”.
Revisemos en este Llamado de Amor y Conversión la enseñanza que el Corazón Doloroso e Inmaculado de María nos indica, en referencia a la vida y actos de este pequeño Santo Patrón del Apostoladolo que representa la de un apostol de los Últimos Tiempos defendiendo la Eucarístia en un momento histórico donde la profanación, irreverencia, y sacrilegios al Cuerpo de Cristo sobreabundan.

19 mayo 2016 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA

Mi Remanente Fiel tendrá dos protectores

La Santísima Madre: Hijito, mi Corazón Inmaculado viene a encontrarse contigo.

El instrumento: Madre amable, dime que quieres que aprenda hoy.

La Santísima Madre: Hijito recuerdas que te enseñé sobre la misión de San José, el Varón Justo, que será la de custodiar a todos los apóstoles de nuestros Sagrados Corazones, y la misión de San Miguel, el Arcángel del Señor, que será dirigir el Ejército Mariano y de entablar y vencer la Batalla contra Satanás.

El instrumento: Sí, Mama Celestial, recuerdo ese mensaje.

La Santísima Madre: Pues ahora, hijito, he confiado a mi Remanente Fiel a la intercesión de dos santas almas que son ejemplo de amor, valor, y predilección de mi amor maternal: Santa Filomena, Patrona de los hijos de mi Inmaculado Corazón, y el pequeño San Tarsicio.

Pequeño, estas dos almas han sido celosas con Jesucristo, buscando sobre todo la mayor Gloria de Dios. Mi Remanente Fiel debe implorar la intercesión de Santa Filomena, a la que estando en sus sufrimientos y martirio visité; ella protegerá a las almas consagradas a mi Corazón Inmaculado, y es ejemplo de fidelidad y radicalidad evangélica.

Y ahora, pequeño, también he encomendado a mi pequeño mártir San Tarsicio que suplique por el Remanente Fiel, para que aprendan de este niño el celo y el amor a la Santa Eucaristía, que, así como el dio la vida física para defender a mi Hijo, mi Remanente Fiel de su vida también a través de la oración, la adoración eucarística, y la reparación.

Hijito, estas dos almas santas intercederán por mi pueblo para que sea fiel a la entrega que ha hecho a mi Inmaculado Corazón Corredentor. Y, para que sean adoradores y reparadores de la Sagrada Eucaristía, que es: mi Hijo Jesucristo entregado por Amor.

El instrumento: Gracias Mama Celestial por esta enseñanza y por estos dos grandes santos que nos protegen.

La Santísima Madre: Mi pequeño, Lucía, Francisco y Jacinta te acompañan e interceden por ti.

El instrumento: Gracias Madre, me abandono en ti.

La Santísima Madre: Te amo hijito y te doy mi Bendición Maternal.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.