Close

Santa Margarita María Alacoque

16 de Octubre: Memoria Litúrgica a Santa Margarita María Alacoque

Santa Patrona del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

Contemplativa desde la infancia y devota de Nuestra Señora
Su primer biógrafo afirma: “Desde niña el Espíritu Santo le enseñó el punto capital de la vida interior, impartiéndole el don de la oración. Su mayor placer fue pasar horas enteras en oración; cuando no la encontraron en casa, fueron a la iglesia, donde la encontraron inmóvil frente al Santísimo Sacramento”.

Un signo de predestinación es la devoción a Nuestra Señora. Y Margarita siempre la ha tenido desde los albores de la razón: “La Santísima Virgen siempre me cuidó mucho, a Ella acudí en todas mis aflicciones. Fue Ella quien me alejó de peligros muy grandes”. Incluso antes de que San Luis María Grignion de Montfort popularizara la devoción de la Santa Esclavitud a Nuestra Señora, Margarita se consagró a Ella como esclava.

Nuestro Señor quería de ella, también en esto, una virtud heroica: “no me permitía quejarme, ni murmurar, ni tener resentimiento con esas personas, ni aun tolerar que me tuvieran lástima y compasión, diciéndome que El había obrado así, y quería que, cuando no pudiese impedir me hablasen de esto, les diese toda la razón y echase sobre mí la culpa, añadiendo, como era verdad, que mis pecados merecían otros muchos castigos.»

Tiempo antes de los ejercicios espirituales, Nuestro Señor se apareció a Margarita María y le dijo: “Busco una víctima para mi Corazón, que quiera sacrificarse como hostia de inmolación para el cumplimiento de mis designios”. Ella se postró y le presentó «varias almas santas que correspondían fielmente a sus designios». Nuestro Señor respondió: «No, no quiero a nadie más que a ti».
En la capilla de Corcheval, a los cinco años, “sin saber lo que decía, me sentía continuamente impelida a decir estas palabras: ‘Dios mío, te consagro mi pureza y te hago voto de castidad perpetua’”.
«Mi corazón está abrasado de amor por los hombres»
De pie ante el Santísimo Sacramento el 27 de diciembre de 1673, Nuestro Señor le dijo: “Mi Corazón divino está tan abrasado de amor por los hombres, y por ti en particular, que, no pudiendo contener en sí mismo las llamas de su ardiente caridad, debe derramarlos a través de ti, y manifestarse a ellos para enriquecerlos con sus preciosos tesoros, que te muestro, que contienen la gracia santificante y las gracias saludables indispensables para separarlos del abismo de la perdición; y te he escogido, como abismo de indignidad e ignorancia, para el cumplimiento de este gran propósito, que todo se haga por mí ”.
«He aquí el Corazón que tanto amó a los hombres»
La más conocida de todas las revelaciones, y en cierto sentido la más importante de ellas, ocurrió según los estudiosos, entre el 13 y el 21 de junio de 1675, dentro de la Octava de la Fiesta del Cuerpo de Dios. Nuestro Señor, descubriendo su Corazón divino, le dijo:

“He aquí el Corazón que tanto amó a los hombres; que nada se perdonó hasta que se agotó y consumió, para darles testimonio de su amor. Y en reconocimiento no recibo de la mayoría de ellos más que ingratitud, por el desprecio, la irreverencia, el sacrilegio y la frialdad que me tienen en este Sacramento del amor. Pero lo que es aún más doloroso es que los que así me tratan son corazones consagrados a mí. Por eso pido que el primer viernes después de la octava del Santísimo Sacramento se dedique a una fiesta privada en honor a mi Corazón, reparando su honor, a través de un acto público de desagravio, y comulgando en ese día para reparar las injurias que recibió durante el tiempo que estuvo expuesto en los altares. Y Yo te prometo que mi Corazón se dilatará para derramar con abundancia el influjo de su amor divino sobre quienes Le rinden este homenaje”.
En el mes de junio de 1690, Margarita dijo: “No viviré mucho más, porque ya no sufro”. De hecho, esta santa, considerada una de las más grandes místicas de la Iglesia, entregó su bella alma a Dios el 17 de octubre de ese mismo año.
DEL SUMO PONTÍFICE PÍO XI SOBRE LA EXPIACIÓN QUE TODOS DEBEN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
(8 de mayo de 1928)
Aparición de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque
(…) Mas como algunos del pueblo tal vez desconocen todavía, y otros desdeñan, aquellas quejas del amantísimo Jesús al aparecerse a Santa Margarita María de Alacoque, y lo que manifesto esperar y querer a los hombres, en provecho de ellos, plácenos, venerables hermanos, deciros algo acerca de la honesta satisfacción a que estamos obligados respecto al Corazón Santísimo de Jesús; con el designio de que lo que os comuniquemos cada uno de vosotros lo enseñe a su grey y la excite a practicarlo.
CARTA ENCICLICA HAURIETIS AQUAS DEL Pontífice PIO XII SOBRE EL CJLTO DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS – de 15 de mayo de 1956
Pero entre todos los promotores de esta excelsa devoción merece un puesto especial Santa Margarita María Alacoque, porque su celo, iluminado y ayudado por el de su director espiritual —el beato Claudio de la Colombiere—, consiguió que este culto, ya tan difundido, haya alcanzado el desarrollo que hoy suscita la admiración de los fieles cristianos, y que, por sus características de amor y reparación, se distingue de todas las demás formas de la piedad cristiana [98 – Cf. Carta enc. Miserentissimus Redemptor: AAS 20(1928), pp.167-168.]

(…) Es evidente, por lo tanto, cómo las revelaciones de que fue favorecida santa Margarita María ninguna nueva verdad añadieron a la doctrina católica. Su importancia consiste en que —al mostrar el Señor su Corazón Sacratísimo— de modo extraordinario y singular quiso atraer la consideración de los hombres a la contemplación y a la veneración del amor tan misericordioso de Dios al género humano.
CARTA APOSTÓLICA INVESTIGABILES DIVITIAS CHRISTI
(«Las insondables riquezas de Cristo»)
del Papa Pablo VI – 16 de febrero de 1965
En efecto, después de que nuestro misericordioso Salvador, apareciendo, como él mismo se refiere, a la religiosa electa Margarita María Alacoque en la ciudad de Paray-le-Monial, pidió repetidamente que todos los hombres, como en un concurso público de oración, que honraran su Corazón herido por nuestro amor, y reparando en todos los sentidos las ofensas que se le infligieron, el culto al Sagrado Corazón – ya dado en varios lugares por la obra y el impulso de San Juan Eudes – floreció maravillosamente entre el clero y el pueblo cristiano, y se extendió por todos los continentes.
ORACION EXPIATORIA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS DEL PAPA PIO XI EN LA ENCÍCLICA MISERENTISSIMUS REDEMPTOR
“Dulcísimo Jesús, cuya caridad derramada sobre los hombres se paga tan ingratamente con el olvido, el desdén y el desprecio, míranos aquí postrados ante tu altar. Queremos reparar con especiales manifestaciones de honor tan indigna frialdad y las injurias con las que en todas partes es herido por los hombres tu amoroso Corazón. Recordando, sin embargo, que también nosotros nos hemos manchado tantas veces con el mal, y sintiendo ahora vivísimo dolor, imploramos ante todo tu misericordia para nosotros, dispuestos a reparar con voluntaria expiación no sólo los pecados que cometimos nosotros mismos, sino también los de aquellos que, perdidos y alejados del camino de la salud, rehúsan seguirte como pastor y guía, obstinándose en su infidelidad, y han sacudido el yugo suavísimo de tu ley, pisoteando las promesas del bautismo.

Asi mismo tiempo que queremos expiar todo el cúmulo de tan deplorables crímenes, nos proponemos reparar cada uno de ellos en particular: la inmodestia y las torpezas de la vida y del vestido, las insidias que la corrupción tiende a las almas inocentes, la profanación de los días festivos, las miserables injurias dirigidas contra ti y contra tus santos, los insultos lanzados contra tu Vicario y el orden sacerdotal, las negligencias y los horribles sacrilegios con que se profana el mismo Sacramento del amor divino y, en fin, las culpas públicas de las naciones que menosprecian los derechos y el magisterio de la Iglesia por ti fundada.

¡Ojalá que podamos nosotros lavar con nuestra sangre estos crímenes! Entre tanto, como reparación del honor divino conculcado, te presentamos, acompañándola con las expiaciones de tu Madre la Virgen, de todos los santos y de los fieles piadosos, aquella satisfacción que tú mismo ofreciste un día en la cruz al Padre, y que renuevas todos los días en los altares. Te prometemos con todo el corazón compensar en cuanto esté de nuestra parte, y con el auxilio de tu gracia, los pecados cometidos por nosotros y por los demás: la indiferencia a tan grande amor con la firmeza de la fe, la inocencia de la vida, la observancia perfecta de la ley evangélica, especialmente de la caridad, e impedir además con todas nuestras fuerzas las injurias contra ti, y atraer a cuantos podamos a tu seguimiento. Acepta, te rogamos, benignísimo Jesús, por intercesión de la Bienaventurada Virgen María Reparadora, el voluntario ofrecimiento de expiación; y con el gran don de la perseverancia, consérvanos fidelísimos hasta la muerte en el culto y servicio a ti, para que lleguemos todos un día a la patria donde tú con el Padre y con el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
«Mi corazón está abrasado de amor por los hombres»
REVISEMOS ALGUNOS EXTRACTOS DE LLAMADOS DE AMOR Y CONVERSIÓN, DONDE SE NOS EXPLICA LA AUTENTICIDAD DE LOS CARISMAS DADOS POR EL ESPÍRITU SANTO A DIVERSAS DEVOCIONES A TRAVÉS DE LOS TIEMPOS. LAS MISMAS QUE, AHORA, CONVERGEN EN UN EPÍLOGO FINAL, EN LA OBRA MAGNA DEL PLAN DE REDENCIÓN PARA LA HUMANIDAD: el APOSTOLADO DE LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y DE MARÍA.
EN LOS MISMOS LLAMADOS SE MENCIONA A SANTA MARGARITA ALACOQUE, A QUIEN LE FUE ENTREGADA, POR EL MISMO SEÑOR JESÚS, LA DEVOCIÓN DE LOS PRIMEROS CINCO VIERNES DE MES A SU SAGRADO CORAZÓN.

EN ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS, DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO NOS HA REVELADO QUE LA DEVOCIÓN DE LOS PRIMEROS VIERNES DEBERÁ SER UNA DEVOCIÓN REPARADORA PERENNE. ES DECIR, QUE EN TODOS Y CADA UNO DE LOS VIERNES LOS APÓSTOLES, GUERREROS DE MARÍA, PRACTICARÁN CON GRAN FERVOR LA DEVOCIÓN.
05.11.2019 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS
(…) “La Obra de Nuestros Sagrados Corazones Unidos, que Jesús reveló con Santa Margarita, continuó con Fátima, con Concepción Cabrera y con Santa Faustina, la cumple en nuestro Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos. El Apostolado de Nuestros Sagrados Corazones es un pozo de gracias, donde los auténticos carismas dados por el Espíritu Santo convergen y se reúnen para pedir el Reino del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, a través del Triunfo de mi Corazón Doloroso e Inmaculado. Mi Apostolado es la Obra que consuela, adora y repara el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús; y con nuestras Últimos Llamados de Amor y Conversión, formamos a nuestros hijos, como verdaderos Apóstoles de los Últimos Tiempos”. (…)
07.07.2019 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS
“Con mi Apostolado vengo a renovar la Devoción de los primeros viernes de cada mes. Estos Primeros Viernes deben ser practicados perpetuamente por mis apóstoles. A través de Santa Margarita comencé la obra de mi Sagrado Corazón, y con mi Apostolado vengo a darle plenitud y completarlo.

Los primeros viernes de cada mes, deben practicarse con todo el corazón, con toda la vida.

El primer viernes:
• Confiesa tus pecados.
• Recibe el Santísimo Sacramento, mi Corazón Eucarístico.
• Realizar una obra de Caridad, ya sea corporal o espiritual.
• Y rezar la Corona de Reparación a la Santísima Trinidad.

Todos los apóstoles de mi Sagrado Corazón, que hagan esto, verán milagros en sus vidas y no partirán hacia el Eterno sin haber recibido previamente los sacramentos. (…)
05.03.2019 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS
“Apóstoles de mi Sagrado Corazón Eucarístico: Vengo para ayudarlos a comprender la profundidad de mi Apostolado. Esta Obra de Nuestros Sagrados Corazones Unidos fue preparada y anunciada hace mucho tiempo, para que pudiera ser revelada y comprendida en su plenitud, en estos Últimos Tiempos. Este Carisma fue vivido por mi Padre San José, el Discípulo Amado y Santa María Magdalena. Esta Obra fue anunciada a Santa Margarita de Alacoque, Santa Faustina y Concepción Cabrera.

Mi Apostolado es un compendio de la Obra de mi Sagrado Corazón. Mi Apostolado es una reunión de todas las manifestaciones auténticas de mi Madre Celestial. En este Apostolado, mi Madre Celestial, mi Padre San José y mi Corazón Eucarístico vinieron a cumplir lo prometido en La Salette y en Fátima: el Triunfo del Corazón de mi Madre, que es la Puerta por donde vendrá el Reino Eucarístico de mi Sagrado Corazón». (…)
2 octubre 2021 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA
Queridos hijos: La Santísima Trinidad quiere establecer en el mundo entero la Devoción a mi Corazón Doloroso e Inmaculado, de modo que, desde este Jardín de Nuestros Dos Corazones, les digo a mis hijos que: he venido a renovar, por pedido de mi Hijo Jesús, la Devoción de los Primeros Sábados. De modo, queridos hijos, que los Primeros Cinco Sábados de mes debe ser ahora una Devoción Perpetua, cada primer sábado de mes debe ser de consuelo y reparación.

Los primeros viernes al Sagrado Corazón Eucarístico de mi Hijo Jesús y los primeros sábados a mi Doloroso e Inmaculado Corazón deben ser, para todos mis hijos, una Devoción Perpetua, es decir, toda su vida debe ser una oblación de amor y reparación perpetua.
3 octubre 2021 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO
Mi pequeña nada, Yo, el Dios Padre Tierno y Misericordioso he renovado la Devoción Reparadora de los Primeros Viernes y de los Primeros Sábados, en reparación al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús y al Doloroso e Inmaculado Corazón de María, en una Devoción Perpetua, es decir, una DEVOCIÓN REPARADORA PERENNE.