Close

SANTOS NIÑOS MÁRTIRES DE BELÉN

28 de Diciembre: Memoria Litúrgica a los Santos Niños Mártires de Belén

Hoy, 28 de diciembre, la Iglesia Católica honra y recuerda a los Santos Inocentes. Los Santos Inocentes son esos infantes judíos asesinados por orden del rey Herodes que temía que un rey recién nacido lo usurpara.

Entonces, Herodes al darse cuenta de que los Sabios lo habían engañado, se enojó sobremanera; y mandó matar a todos los niños varones que estaban en Belén y en todos sus límites, de dos años para abajo, edad que había deducido porque había preguntado diligentemente a los sabios. (Mateo 2:16, D-R)

El mismo evangelista San Mateo afirmará que en ese día se cumplió lo que había avisado el profeta Jeremías: «Un griterío se oye en Ramá (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen» (Jer. 31, 15).

Los Santos Inocentes, por su muerte por sangre, recibieron todos los beneficios del bautismo sacramental. Sus almas infantiles fueron regeneradas, limpiadas del pecado original e infundidas con la gracia santificante. ¡Los Santos Inocentes, entonces, se convierten en un argumento apologético muy poderoso para el bautismo infantil! Si los Santos Inocentes fueran salvados por un bautismo de sangre, entonces el bautismo sacramental con agua no produciría también los mismos efectos de regeneración y salvación? Por supuesto.

Santos Infantes Inocentes de Belén, rueguen por nosotros que no somos inocentes.

Tomás de Aquino defiende la definición tradicional de martirio como un acto voluntario de virtud heroica en el que un creyente muere por Cristo. También defiende a los Santos Inocentes como verdaderos mártires. Aquí está Santo Tomás:

Algunos han dicho que en el caso de los Inocentes se aceleró milagrosamente el uso de su libre albedrío, de modo que sufrieron el martirio incluso de forma voluntaria.

Sin embargo, dado que la Escritura no contiene ninguna prueba de esto, es mejor decir que estos niños, al ser muertos, obtuvieron por la gracia de Dios la gloria del martirio que otros adquieren por su propia voluntad. Porque el derramamiento de sangre por amor de Cristo ocupa el lugar del bautismo.

Por tanto, así como en el caso de los niños bautizados, el mérito de Cristo conduce a la adquisición de la gloria por medio de la gracia bautismal, así en los que fueron muertos por causa de Cristo, el mérito del martirio de Cristo conduce a la adquisición de la palma del mártir.

Por eso San Agustín dice en un sermón sobre la Epifanía (De Diversis lxvi), como si se dirigiera a ellos: “Un hombre que no crea que los niños se benefician del bautismo de Cristo, dudará de que serás coronado en el sufrimiento por Cristo. No tenías la edad suficiente para creer en los sufrimientos futuros de Cristo, pero tenías un cuerpo en el que podías soportar el sufrimiento de Cristo, quien iba a sufrir «.
– Summa theologiae II-II q. 124, a. 1, anuncio. 1.

Agustín y Tomás responden asociando su martirio con el bautismo de sangre. La Iglesia Católica, fiel a la enseñanza de Nuestro Señor en Juan 3: 3-5, declara que ningún hombre puede ser salvo sin el bautismo. Sin embargo, hay tres tipos de bautismo: bautismo sacramental en agua, bautismo de sangre y bautismo por deseo.

Los Santos Inocentes, por su muerte por sangre, recibieron todos los beneficios del bautismo sacramental. Sus almas infantiles fueron regeneradas, limpiadas del pecado original e infundidas con la gracia santificante. ¡Los Santos Inocentes, entonces, se convierten en un argumento apologético muy poderoso para el bautismo infantil! Si los Santos Inocentes fueran salvados por un bautismo de sangre, entonces el bautismo sacramental con agua no produciría también los mismos efectos de regeneración y salvación. Por supuesto.

Santos Infantes Inocentes de Belén, rueguen por nosotros que no somos inocentes.

20 de abril de 2016 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CASTO Y AMANTE CORAZÓN DE SAN JOSÉ

Mis lirios de amor y de pureza son entregados a las almas que se consagran al Inmaculado Corazón de la Madre, que sufre por sus hijos.

Estos lirios de pureza sirven, también, como luz para aquellos hijos de la Sagrada Familia de Nazaret, luz que ilumina el camino para que no se extravíen y tropiecen.

Estos lirios de amor y de pureza son también virtudes que el Espíritu Santo hará florecer en cada uno de los corazones que cumplan con el mandato de Jesús y acepten a María como Madre y se consagren a su Doloroso e Inmaculado Corazón.

Estos lirios de amor y de pureza darán serenidad, consuelo, paciencia, paz en el corazón para los tiempos que la humanidad está viviendo y los eventos que aún vendrán. Porque el mundo está desordenado por el pecado y el Señor, en su infinita misericordia, purificará su Creación.

Oren por sus hermanos que están sufriendo en muchas partes del mundo. Oren por aquellas almas que no encuentran paz y han perdido la esperanza al ver tanto dolor en sus propias naciones. Oren por su pueblo. Oren por los gobernantes. Oren por los pastores de la Iglesia.

Queridos hijos, Herodes salió en busca de los pequeños seguidores de Jesús, y Yo los protegeré y les llevaré al refugio seguro del Inmaculado Corazón de María. Escuchen estos Últimos Llamados de Amor y de Conversión y vívanlos.

Les amo y les bendigo.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.