Hora 01

21 de junio de 2018

Oración preparatoria para la Meditación de la Hora de Reparación

Jesús, amor mío, soy tu pobre nada. Mi Jesús, soy nada y además pobre, por eso necesito de tu Santo Espíritu que, unido al Doloroso e Inmaculado Corazón de la Mamá Celestial, llenen mi pequeño corazón de Amor Santo y Fuego Divino para enfervorizar mi ser tan frío e indiferente al Amor de Dios.

Jesús, mi Esposo Celestial, al comenzar mi meditación reparadora, prepara mi espíritu para recibir la Luz Divina que me conceda conocer y grabar en mi corazón los Misterios de tu Amor Infinito, Amor que entregaste a una Cruz para que yo te amara, Amor que expiró su último aliento para que yo tuviera vida.

Jesús, Mamá Celestial, tomo los méritos de cada Hora de Meditación Reparadora y los hago vida, que multiplicándose en mí den luz a todos los corazones, y haciendose vida en mi pobre vida me preparen a mí y a todos para el Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María y del Reinado del Espíritu Santo. Amén.

21 de junio de 2018

Al terminar la Meditación Reparadora, se realiza La Dulce Cadena del Amor Divino

Hora 01

22 de octubre de 2018 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE DIOS PADRE TIERNO Y MISERICORDIOSO

Primera Hora de Meditación Reparadora
“El Amor Trinitario”
Pequeño mío, Yo Soy, Soy Dios, Dios Trinitario, que con el Hijo y el Espíritu Santo existo desde siempre. La Santísima Trinidad era, es y será hasta la eternidad (Salmos 48, 14). Eternamente, un solo Dios en Tres Personas Divinas: el Padre Creador, el Hijo Redentor y el Espíritu Santo Paráclito.

Mi pequeño, la Santísima Trinidad siempre es una Comunión de Amor, Amor que es principio de toda creación. Esta Comunión de Amor Trinitario es tan profunda e inabarcable para la criatura, es éxtasis de los Santos Ángeles, y deleite para los Santos y Bienaventurados del Cielo. Esta Comunión de Amor es Eterna y viene de Dios, Dios Trinitario, que es Eterno y es Amor y, en esta Esencia Divina de Amor hemos querido sumergir, unir, y recrear a las criaturas.

Hijito, pero el Amor Trinitario es rechazado por los hombres y odiado por los demonios y condenados. Hijito, he querido reunir a todos en este Amor tan profundo y místico, pero no han aceptado el inmenso Amor de Dios.

La Trinidad, desde el principio, es Amor y quiere dar Amor. Amor Paternal, Amor Esponsal y Amor Divino. Repara, hijito, por este rechazo de las criaturas al Amor Trinitario. Hijito mío, con mi Apostolado, quiero suscitar una Cruzada Permanente de Reparación y Adoración a la Santísima Trinidad, porque Yo Soy un Dios infinitamente tierno que quiere consuelo de sus criaturas que tanto amo.
Elevación del alma
Mis Tres Amores, mi Amor Trinitario, Padre, Hijo y Espíritu Santo: Comunión Eucarística desde el principio. Los amo, adoro, bendigo, y glorifico, por mí y por todos, este Amor tan Divino.

Me sumerjo Padre, Hijo y Divino Espíritu en este océano infinito de Amor Trinitario, pero un Amor tan desconocido y a la vez rechazado. Padre, que recibes de las criaturas que amas tiernamente: odio, rechazo, indiferencia y rebelión; en nombre de todos y en el mío propio, te pido perdón y reparo el inmenso dolor que te hemos causado.

Quiero darte, Trinidad Beatísima, reparación, satisfacción, adoración y gloria. Y al mismo tiempo ofrezco el mismo Amor Trinitario, Amor con el que se aman. Tomo este Amor Santo y se los ofrezco. Tomo la misma Comunión Trinitaria Divina y Perfecta, que Reina en su adorable Morada de Cielo, y se las ofrezco.

Santísima Trinidad, en Divino Querer, expío tanto desconocimiento y rechazo a este Amor Santo. Adorable Trinidad, mis Tres Amores, les suplico perdón en nombre de todas las criaturas que tanto aman. Amén. Fiat.