1 Febrero 2017 – Llamado de Amor y Conversión del Casto y Amante Corazón de San José

Leer mas...

Flecha blanca
Amado pueblo de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, Mi Casto y Amante Corazón les exhorta a la oración de corazón.

Pequeños, cuando un alma ora se purifica; se purifica del ruido, del materialismo, de los enojos y sin sabores de la vida humana. Cuando un alma ora se limpia de las manchas que el mundo ha provocado en los corazones. Cuando un alma ora se eleva a la Santísima Trinidad, por las manos de su Ángel de la Guarda y de la Madre Celestial. Cuando un alma ora se une a Dios.

Pequeños, Fátima es un Llamado a la oración de corazón, y a través de los Llamados de Amor y Conversión insistimos al mundo a que vuelva a la oración con el corazón. La oración purifica para estar con Jesús, para servir a Jesús, para amar a Jesús. Pero la oración, no sólo tiene efectos espirituales (hacia Jesús), también cuando oran reciben paz y caridad para ver en los demás hombres a Jesús, un Jesús herido, abandonado, desolado. Pero allí en ese corazón está Jesús, y los apóstoles de la Sagrada Familia deben ayudar a estos corazones a acercarse a Dios, no a condenarlos sino a sanarlos por medio de la caridad.

Pequeños, recuerden a Nuestra Señora en Fátima cuando preguntaron si el pequeño Francisco iría al Cielo, y la respuesta de la Madre fue que debía rezar muchos rosarios. Pequeños, la oración del rosario hecha con el corazón purifica sus vidas, así como purificó al pequeño Francisco, el consolador de Jesús. Abran sus corazones, eleven sus espíritus a la presencia del Señor por medio de la oración.

Jesús y María les bendicen. Les doy Mi Bendición Patriarcal. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.