11 Agosto 2018 – Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

Leer mas...

Flecha blanca
Queridos hijos, la pequeña Santa Filomena me acompaña con su intercesión por ustedes.

Hijitos Míos, es importante que comprendan que este Lugar, que la Divina Voluntad del Padre en su Eterna Sabiduría ha escogido, es el Refugio donde Nuestros Tres Sagrados Corazones; el Corazón de Jesús, el Corazón de San José y Mi Corazón; nos encontramos manifestándonos con las Tres Advocaciones más grandes, más completas y más amadas por el Padre: 
el Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, el Casto y Amante Corazón de San José, y Mi Doloroso e Inmaculado Corazón.

Este Lugar Santo nos refugia y desde éste Refugio, damos Nuestros Últimos Llamados por Amor al mundo. Y por eso, hemos prometido que todas las almas que acudan acá serán marcadas con el Sello de los Últimos Tiempos, el Sello del Apocalipsis, el Sello con la Sangre del Cordero Divino. Y, además, las almas que peregrinen a Nuestro Refugio, van a experimentar el Inmenso Amor Misericordioso de Dios, que lo es Todo. Ya que experimentando este Amor regresarán a la Iglesia, a los Sacramentos, a la Eucaristía.

Hijitos muy amados, y desde éste Refugio donde está la Fuente de Gracia y Misericordia para las almas, cumpliré Mi Promesa en Fátima; el Triunfo de Mi Corazón Maternal.

Por eso es importante que me escuchen y por eso es urgente que Mi Ejército se una en la Obra Magna del Corazón de Dios; Nuestro Apostolado.

Hijitos muy amados, vengo para explicarles como Madre, el Evangelio de Jesús. No vengo a agregar, ni a quitar, ni a corregir la Palabra de Dios, vengo a recordarla, vengo a ayudarles a que vivan el Evangelio.

Hijitos, insisto, ¡escúchenme! ¡abran sus corazones! y oren con amor ¡oren con amor! Porque con la oración se van a encontrar con la Persona que más los ama, a Jesús. ¡Decídanse por Jesús! y vivan Su Evangelio.

Nuestros Llamados de Amor y de Conversión quieren guiar a la humanidad a vivir el Evangelio de Mi Hijo.

Mi Doloroso e Inmaculado Corazón, la Advocación para estos Últimos Tiempos, los bendice con Amor Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo . Amén.