3 Enero 2020 – Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús

Leer mas...

Flecha blanca

Amados  apóstoles  de  mi  Sagrado  Corazón  Eucarístico,  Yo  Soy  el Cordero  de  Dios,  el  Cordero  que  está  sobre  el  Trono,  estoy  reuniendo a  mi  ejército  de  almas  fieles  en  mi  Apostolado  de  los  Últimos Tiempos. 

Hijos  míos,  deseo  hablarles  sobre  los  Centros  Espirituales,  edificios, ya  sean  grandes  o  pequeños,  que  lleven  el  nombre  de  CENÁCULOS DE  LOS  SAGRADOS  CORAZONES  UNIDOS  DE  JESÚS  Y  DE  MARÍA, en  estos  Cenáculos  tendrán  todas  las  debidas  disposiciones  para  una Capilla  para  celebrar  el  Culto  Divino,  otro  espacio  para  retiros Eucarísticos  Marianos  y  otro  espacio  para  realizar  obras  de  caridad, que  son  las  obras  de  Misericordia  corporales  y  espirituales. 

Queridos  hijos,  primero  concreten  tener  una  casa  o  centro  de espiritualidad.  Después  procuren  tener  un  buen  guía  espiritual,  un sacerdote  que  les  asesore  y  ayude. 

Queridos  hijos,  en  cuanto  al  culto  de  la  celebración  Eucarística  y  la Adoración  Perpetua,  si  bien  es  verdad,  que  a  primera  instancia  las autoridades  religiosas  dan  un  periodo  de  discernimiento,  ese  tiempo, no  debe  atrasarlos  en  realizar  su  apostolado.  

Primero  pongan  en marcha  lo  que  les  estoy  pidiendo,  luego  el  Cielo,  mi  Sagrado  Corazón, se  irá  encargando  de  abrir  el  camino  para  que  en  estas  casas  de difusión  del  Apostolado  se  celebren  los  Sacramentos  y  la  Adoración Perpetua. Primero  abran  el  camino  realizando  apostolado,  es  decir, poniendo  manos  a  la  obra  en  lo  que  les  estoy  instruyendo.

Mi  Sagrado  Corazón  desea  que  comprendan  bien  mis  pedidos: 

Primero  concretar  la  casa  espiritual. 

Siguiente,  escoger  un  buen  Capellán,  un  sacerdote  con  mucha espiritualidad. 

Teniendo  esto  abrirán  camino  para  los  siguientes  pasos  a  dar:  la Celebración  del  Culto  Divino  y  la  Adoración  Perpetua. 

Comiencen,  queridos  hijos,  orando  las  Devociones  del  Apostolado  y realizando  obras  de  Caridad. 

Con  mi  Sagrado  Corazón  los  bendigo, En  el  Nombre  del  Padre  y  del  Hijo  y  del  Espíritu  Santo.  Amén.