Close

La Fiesta de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

29 de Septiembre: La Fiesta de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Historia de la Fiesta de los Arcángeles

El 29 de septiembre, la Iglesia celebra la fiesta de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. Esta fiesta originalmente solo celebraba a San Miguel, e incluso era un día sagrado de obligación en la Edad Media. En algunos países, la fiesta de San Miguel se conocía como «Michaelmas», un término que se encuentra con frecuencia en las antiguas novelas inglesas como las de Austen y Dickens. Michaelmas también fue un día importante en el año fiscal en varios países, incluida Inglaterra. Antes de la institución del nuevo calendario litúrgico, las fiestas de los Santos Miguel, Gabriel y Rafael se celebraron en días diferentes, pero ahora están consolidados en una sola fiesta. Michaelmas se celebraba a menudo en las Islas Británicas cocinando un ganso, haciendo un pan especial llamado Michaelmas Bannock y haciendo un pastel de moras con las últimas moras de la temporada.

Las Lecturas Litúrgicas para la Fiesta de los Arcángeles

Las lecturas de las Escrituras en la Misa para esta fiesta contienen algunos de los pasajes más descriptivos sobre los ángeles en la Biblia. Parte de la primera lectura opcional de Apocalipsis 12 dice:
«7. Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón. También el Dragón y sus Ángeles combatieron,
8. pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos.
9. Y fue arrojado el gran Dragón, la Serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus Ángeles fueron arrojados con él.»
Este pasaje relata la gran batalla en el cielo entre los ángeles buenos, dirigidos por San Miguel, y los ángeles caídos, dirigidos por Satanás, después de que Satanás y sus compañeros ángeles caídos pecaron contra Dios.

Según Santo Tomás de Aquino, el pecado del diablo consistió en desear ser como Dios buscando la felicidad procedente de su propia naturaleza y no de un don de Dios. Por lo tanto, cometió un pecado de orgullo y atrajo a los otros ángeles caídos para que lo siguieran en su pecado. San Miguel y los ángeles buenos arrojaron al diablo y a los ángeles caídos del cielo.

La batalla espiritual entre el bien y el mal e incluso entre los ángeles y los demonios continúa hasta el día de hoy. Sin duda, la actividad demoníaca está detrás de los muchos males que afligen al mundo y a la Iglesia hoy, especialmente la inmoralidad sexual desenfrenada que prevalece en la cultura moderna e incluso entre algunos miembros del clero. Sin embargo, este pasaje del Apocalipsis nos da esperanza porque nos muestra que las fuerzas del cielo siempre prevalecerán sobre las fuerzas del infierno. Debemos orar a nuestro ángel de la guarda y a San Miguel todos los días, pidiéndoles ayuda para resistir las tentaciones y asaltos de los demonios contra la Iglesia y contra nuestra propia virtud.

Otro pasaje particularmente conmovedor del salmo responsorial 138 dice:

«1. De David. Te doy gracias, Yahveh, de todo corazón, pues tú has escuchado las palabras de mi boca. En presencia de los ángeles salmodio para ti,
2. hacia tu santo Templo me prosterno. Doy gracias a tu nombre por tu amor y tu verdad, pues tu promesa ha superado tu renombre.
3. El día en que grité, tú me escuchaste, aumentaste la fuerza en mi alma.»
Este versículo describe vívidamente la realidad que compartimos en cada misa, que es una participación del sacrificio eterno ofrecido en el cielo al Padre por el Hijo en presencia de los ángeles. De hecho, los ángeles están ciertamente presentes con nosotros en la iglesia durante la celebración de la Misa. Esta realidad se expresa en las palabras del Canon Romano: “En humilde oración te pedimos, Dios todopoderoso: ordena que estos dones sean llevados por las manos de tu santo ángel a tu altar en lo alto a la vista de tu divina majestad «. El pasaje anterior del Salmo 138 también presagia nuestra propia participación en el altar celestial después de nuestra muerte, cuando adoraremos a Dios al lado de los santos y ángeles.

¿Quiénes son los Arcángeles?

Como espíritus puros, los ángeles tienen un intelecto y una voluntad mediante los cuales pueden conocer a Dios y las cosas creadas y actuar sobre las cosas creadas.

Los ángeles se clasifican en los distintos coros según el grado de conocimiento que poseen. De mayor a menor, estos coros son los Serafines, Querubines, Tronos, Dominaciones, Virtudes, Poderes, Principados, Arcángeles y Ángeles.

Santo Tomás de Aquino en su Summa Theologiae a su vez divide estos nueve coros en tres grupos de tres coros cada uno de acuerdo con el tipo de conocimiento que tienen de las cosas creadas. Santo Tomás de Aquino dice que el grupo más alto conoce las cosas en la medida en que provienen de Dios, quien es el creador y primer principio de todas las cosas.

El segundo grupo sabe que las cosas creadas están relacionadas con las causas creadas más elevadas. Finalmente, el grupo más bajo conoce las cosas creadas en su individualidad.

Santo Tomás dice además que la tutela del hombre pertenece a los ángeles inferiores. Por lo tanto, los Ángeles de la Guarda, cada uno de los cuales protege a una sola persona, serían miembros del coro de “Ángeles”. San Miguel, sin embargo, es un Arcángel porque protege a toda la raza humana y es llamado «uno de los príncipes» en Daniel 10:13. El Libro de Tobías 12:15, también llama a San Rafael «uno de los siete, que está delante del Señor» De manera similar, San Gabriel le dice a la Virgen María en Lucas 1:19, «Yo soy Gabriel, que estoy ante Dios», mostrando que pertenece al mismo coro que Rafael, el de los Arcángeles.

Se ha sugerido que Miguel, Rafael y Gabriel son Serafines o Querubines debido a los versículos bíblicos anteriores que los describen como si estuvieran en la presencia de Dios. Sin embargo, sus deberes consisten en la protección del hombre y en anunciar diversas nuevas, como la Encarnación. Esta relación con el hombre coloca a Miguel, Rafael y Gabriel entre los Ángeles inferiores.

Miguel, Gabriel y Rafael son los únicos ángeles mencionados por su nombre en las Escrituras.

San Miguel aparece varias veces en la Biblia y generalmente se lo representa luchando contra el diablo. Por ejemplo, como se citó anteriormente, Apocalipsis 12: 7 dice: «7. Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con el Dragón”; y Daniel 12: 1 dice: «1. «En aquel tiempo surgirá Miguel, el gran Príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo.»

Las apariciones más famosas de San Gabriel en la Biblia son cuando anuncia el nacimiento de San Juan Bautista a Zacarías y cuando anuncia la Encarnación de Jesús a la Virgen María. Debido a estos papeles contrastantes de Miguel y Gabriel, a menudo se asocia a Miguel con el juicio y a Gabriel con la misericordia.

El arcángel Rafael toma la forma de Azarías, quien viaja con el joven Tobit y lo ayuda en el Libro de Tobit y luego cura al viejo Tobit de su ceguera. Por tanto, Rafael está asociado con la curación.

El término «arcángeles» se refiere a uno de los nueve coros o clases de ángeles descritos en las Escrituras y por los teólogos. Los ángeles son espíritus puros que, contrariamente a la descripción popular, no tienen alas. Debido a que no tienen cuerpos para diferenciarse entre sí, cada uno de los innumerables ángeles es su propia clase o especie de ángel. Además, los ángeles no pueden morir porque no tienen un cuerpo que pueda separarse de su alma. Sin embargo, los ángeles pueden asumir cuerpos, como cuando lo hizo Rafael en sus interacciones con Tobit, para facilitar una comunicación más familiar con los seres humanos.

Con respecto a los Ángeles de la Guarda, el párrafo 336 del Catecismo de la Iglesia Católica dice lo siguiente: «Desde la infancia hasta la muerte, la vida humana está rodeada por su cuidado e intercesión (de los ángeles) vigilantes. Al lado de cada creyente se encuentra un ángel como protector y pastor que lo lleva a vida. Ya aquí en la tierra la vida cristiana participa por fe en la compañía bendita de ángeles y hombres unidos a Dios «. A menudo es fácil olvidar que cada uno de nosotros tiene un Ángel de la Guarda que hace todo lo posible para llevarnos a la vida eterna y defendernos del daño físico y espiritual.
Como se mencionó anteriormente, orar a San Miguel, Patrón protector del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos para que nos proteja a nosotros mismos, y a toda la Iglesia es una buena práctica.

Así como mantenernos en oración con nuestro Ángel Guardián. Debemos orar todos los días a nuestro Ángel de la Guarda, agradecerle todo lo que ha hecho por nosotros y pedirle que nos proteja en el futuro

Oración al Arcángel San Miguel

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla,
sé nuestro amparo contra la perversidad
y asechanzas del demonio.

Reprímale, Dios, pedimos suplicantes,
y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno,
con el Divino Poder, a Satanás
y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas. Amén.

Oración al Angel Custodio

Envía, Señor, a los Ángeles Custodios de nuestras almas
y rocíanos a nosotros con tu Preciosa Sangre.
Así mismo, ¡oh, Dios Misericordioso!
te rogamos bendigas este Cenáculo de Oración, de Jesús y de María,
a cada uno de los que aquí oran
y aquellos que se encomiendan a nuestras humildes súplicas,
y que tus Santos Arcángeles, San Miguel, San Gabriel y San Rafael,
nos acompañen.
Amén.

María Reina de los Ángeles,
ruega por nosotros.
San José, Terror de los demonios,
padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús,
ruega por nosotros.
Santos Ángeles del Señor,
rueguen por nosotros.

16 marzo 2014 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

¿Quien como Dios? ¡Nadie como Dios!

27 junio 2014- LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL GLORIOSÍSIMO SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Yo soy San Miguel, vengo con mi espada y en ella el fuego abrazador, es el Fuego del Amor Divino que enciende esta espada gloriosa.

30 septiembre 2015 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

Quien no suba al Arca de la Nueva Alianza, el Doloroso e Inmaculado Corazón, perecerá.

6 septiembre 2016 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

Almas, este es el tiempo que, como hijos de la Virgen Santísima, sean soldados valientes, radicales, celosos.

22 febrero 2018 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

Soy el Arcángel San Miguel, y a Mí está confiada la defensa de los hijos de Dios en esta batalla espiritual de los Últimos Tiempos.

14 abril 2020 – LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

El Apostolado también es el Ejército del Arcángel San Miguel.

7 Julio 2020 - URGENTE LLAMADO DE AMOR Y DE CONVERSIÓN DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Yo, el Arcángel San Miguel, intercedo por todos ustedes para que puedan comprender la gracia que se les está dando y responder a estos últimos avisos con amor.

25 agosto 2020 - LLAMADO DE AMOR Y DE CONVERSIÓN DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Es bajo mi Celestial Patrocinio que los apóstoles de los Sagrados Corazones Unidos son conducidos a vivir en FIAT.

29 septiembre 2020 - LLAMADO DE AMOR Y DE CONVERSIÓN DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Yo, el Arcángel San Miguel ruego por ustedes para que caminen en esta perfecta esclavitud a Jesús, por medio de María.

24 noviembre 2020 - LLAMADO DE AMOR Y DE CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

Si obedecen, satanás no los va a confundir.

19 enero 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

Si el mundo acoge esta devoción y los últimos avisos para la conversión, obtendrá salud y paz (romanos 13, 11).

9 febrero 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL

VUELVAN A LA ESCRITURA porque los Llamados de Amor están al servicio de la Palabra, por eso son los Últimos Avisos, para que se conviertan.

22 junio 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Yo soy el Arcángel San Miguel, quien sirve a Dios como Príncipe de los Ejércitos del Cielo y como Protector de los hijos de Dios.

6 julio de 2021 - LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Tú eres la pequeña nada del Corazón de Jesús y tus sufrimientos unidos a los de Jesús crucificado tienen méritos de misericordia.

¿Quien como Dios? ¡Nadie como Dios!